access_time 04:06
|
19 de noviembre de 2012
|
|

LO QUE VIMOS

En Mendoza, No Te Va Gustar tiene con quien festejar

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/276/322/000276322-20121115ntv_2298884.jpg

     Un año y tres meses de espera fue el tiempo que debieron aguardar los mendocinos para volver a disfrutar de No Te Va Gustar. Dicen que cuando algo se hace esperar es porque es bueno, y la banda liderada por Emiliano Brancciari supo capitalizar esa premisa. La tan esperada noche llegó y dejó vibrando a los espectadores que habían agotado las entradas meses atrás. Los uruguayos tenían agenda para agosto en Mendoza, luego de un año sin pisar la provincia, pero la muerte del tecladista, Marcel Curuchet, provocó la postergación del show. Lejos del inicio violento que caracteriza a la banda, con ruidos de tormentas, se abrió el telón del auditorio Ángel Bustelo y comenzaron a sonar los primeros acordes de Tan lejos.

   Todo indicaba que, cicatrizando penas, el espectáculo tendría su columna vertebral en canciones sosegadas; pero Cero a la izquierda rompió los esquemas y empezó a generar los primeros pogos en los fans. Antes de continuar con la música, el cantante agradeció al público por no devolver las entradas, pese a la postergación, y "bancar" a la banda. Luego de los aplausos, Mirarte a los ojos, Arde y Como si estuviera volvieron a bajar los decibeles del show. "El miedo de la mujer a la violencia del hombre es el espejo del miedo del hombre a la mujer sin miedo", recitó la voz del escritor Eduardo Galeano, para darle paso a Nunca más a mi lado, canción de protesta ante la violencia de género para un público que en su mayoría estaba compuesto por mujeres. "Íbamos a venir antes que saliera el disco nuevo, pero vamos a tocar algunos temas y, no contentos con eso, en abril volveremos para presentarlo", anticipó Brancciari, en referencia al último trabajo, El calor del pleno invierno, y a su regreso en el 2013 a la provincia.

La grabación del piano de cola de Curuchet le dio lugar a Nada fue en vano, seguido por El hijo de las armas. Más tarde, de la misma obra, sonarían El error y A las nueve, el primer corte en difundirse. Luego vinieron los infaltables de cada show: El camino, De nada sirve (con el característico recitado del poeta Mario Benedetti incluido), Clara, Tu defecto es el mío, Verte reír, Te quiero más y Mucho más feliz. "Mañana no madruga casi nadie, entonces es momento de bailar", lanzó el cantante, y la batería comenzó a esbozar el pegajoso ritmo de Pensar. La banda luego entonó Nada para ver y No hay dolor, una de las más coreadas por el público cuando el show alcanzó uno de sus clímax. Luego, con una notable introducción del virtuoso bajista Guzmán Silvera comenzó a sonar Te voy a llevar, con la sorpresa de una pequeña reseña a Todo un palo, de los Redondos, en el medio de la canción.

El listado continuó con Chau, una de las canciones con mayor repercusión del disco Por lo menos hoy, y Con el viento, tema que han sabido utilizar para abrir los recitales, pero esta vez fue justamente para lo contrario. Sin embargo, regresaron al escenario para terminar de agitar a algún que otro espectador que no había saltado lo suficiente con Fuera de control y Al vacío. Finalmente, la dedicatoria a Marcel Curuchet llegó con el último tema de la noche, No era cierto: "Esta es una canción muy vieja pero tiene un nuevo significado para nosotros, se la dedicamos a Curucha, donde quiera que esté". En abril, No Te Va Gustar volverá a rugir en tierras mendocinas, pues tiene "con quien quedarse a festejar" 

TEMAS:

Show

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.