access_time 13:11
|
8 de octubre de 2019
|
|

Infracción

Mendoza: 9 de cada 10 conductores se distraen con el celular

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15591686125671%20IMG_6854.jpg

Una encuesta reveló que la mayoría de los automovilistas mendocinos reconoce utilizar el teléfono mientras maneja, a pesar de también aceptar que es una actividad peligrosa. Las multas por esta imprudencia van en aumento en la provincia.

La escena de un conductor usando el celular mientras está al volante es más frecuente de lo que puede parecer, según una encuesta realizada a nivel nacional, donde se estableció que el 93% de los conductores mendocinos consideran que la principal causa de distracción es utilizar este aparato.

El estudio, denominado Emotional Driving, lo realizó Gonvarri Industries, tomando una muestra de 1.018 individuos de 18 a 65 años durante agosto de este año, donde encontró que la mayoría reconoce utilizar el teléfono mientras maneja, a pesar de también aceptar que es una actividad peligrosa.

Las principales causas de distracción son leer y escribir mensajes de Whatsapp, ver noticias, sacar fotos y filmar videos. Aún así, el 80% de los encuestados en Mendoza considera que conduce de forma segura, de acuerdo con la encuesta.

Esta contradicción, según el director de Tránsito de la Ciudad de Mendoza, Javier Passera, se debe a que muchos no comprenden la pérdida de atención que significan estas actividades. "Lo vemos mucho a la hora de dar las lincencias, donde tenemos que hacer mucho hincapié sobre el uso del celular: la gente no entiende por qué se distrae tanto, piensa que es controlable", indicó.

En Ciudad, explicó Passera, se está produciendo una polarización con las multas, que van de leves a gravísimas: "La mayoría de las sanciones son por mal estacionamiento o por usar el teléfono; esta última es cada vez más frecuente".

Dividir la atención

Passera comparó el conducir con utilizar una computadora, en la que el cerebro está usando el 100% de su atención en la ventana de "manejar". Mientras esto ocurre, se están analizando distintas variables, no sólo de lo que el conductor debe hacer para llegar a destino, sino también de lo que realiza el resto de los vehículos.

"Pero entonces suena el teléfono y uno ya se pone inquieto. Comienza a preguntarse quién puede ser y entonces atiende. Al hacerlo, la ventana de 'atender celular' me tapa la ventana de manejo", continuó el director.

En ese momento, no sólo se está intentando manejar con la atención dividida entre el vehículo y la charla que se está teniendo, sino que también "el cerebro prende una tarjeta gráfica" al comenzar a imaginar con quién se está hablando.

Neurológicamente, es como estar reproduciendo una película. Si es una llamada de trabajo, por ejemplo, es una de terror: uno empieza a imaginar problemas, tratar de resolverlos, de responder bien; son demasiadas cosas ocurriendo a la vez. El 70% de mi cabeza ya no está al volante: está en la oficina", sostuvo.

Estos factores son los que diferencian al hablar por teléfono de escuchar la radio, por ejemplo, que representa menos del 8% de los motivos de distracción que señalaron los conductores encuestados. 

En aumento

La cifra de infracciones viene aumentando desde principios de año en toda la provincia: tan sólo en el primer semestre, se duplicó la cantidad de actas que se habían colocado en 2018 por este motivo. Así, frente a las 500 que se colocaron el año pasado, de enero a junio ya se habían labrado 1.051 multas a conductores por utilizar sus celulares.

El director de Tránsito de Godoy Cruz, Lisandro Delgado, agregó que ese panorama también se observa a nivel municipal. "Mientras que las multas por consumo de alcohol disminuyen, aumentan las que son por uso de celular. Este año se duplicaron. En agosto, por ejemplo, tuvimos 112", informó.

Las multas por este motivo tienen un valor de 1.000 Unidades Fiscales, lo que equivale actualmente a 12 mil pesos. "Es algo de todos los días, la gente quiere seguir usando el celular a pesar del riesgo, de las sanciones", agregó Delgado.

El funcionario señaló además que los motivos suelen ser varios, desde falta de conciencia del peligro hasta un desprecio general por las normas. Sin embargo, apuntó principalmente a una cuestión cultural.

"En la calle se ve cómo se comporta el ciudadano, sobre todo detrás del volante porque toma protagonismo. Todo sale a la luz: cuando se gira en U en lugar de dar vuelta a la manzana, cuando se avanza en contramano o cuando se avanza hablando por teléfono en lugar de detenerse. Es la misma actitud de quien tira un papel a la calle en lugar de llevarlo hasta el cesto", señaló.

Seguí Leyendo:

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.