access_time 00:44
|
18 de septiembre de 2006
|
|
BOCA JUNIORS - GODOY CRUZ

En la Bombonera, el Expreso fue aguafiestas

El Tomba llegó de punto pero tuvo un gran planteo, jugó un muy buen partido y dejó sin récord al Xeneize multicampeón.

    “Vas a ver qué lindo cuando allá, en la cancha, mis goles aplaudan. Seré un triunfador. Jugaré en la quinta y después en primera, yo sé que me espera la consagración”, reza el tango El sueño del pibe, de Reinaldo Yiso, ese que tanto le gusta interpretar a Diego Armando Maradona. No hubo goles, pero el sueño del pibe se cumplió para más de uno de los jugadores de Godoy Cruz, quienes vieron cómo un estadio colmado se retiraba sin poder creer que el equipo con más títulos internacionales del mundo, el rey de reyes, no pudo ganarle al humilde conjunto de mendocinos recientemente ascendidos a Primera.

    Todo era una fiesta en la Bombonera. El Rey de Copas había preparado el banquete para despedir a su estratega y celebrar su logro internacional número 16. Y pensó que eso era todo. Pero se olvidó que, entre tanto festejo, había un partido por los puntos, esos donde se ven los pingos. Se olvidó que enfrente tenía a un Tomba que, al contrario de lo que muchos pensaban, no se presentó para ser un simple partenaire del ahora Boca de La Volpe, sino que salió a jugar conociendo sus limitaciones, pero con la firme idea de llevarse algo para Mendoza. Y ya a los 2 minutos Villar guapeó una pelota en el área pero remató sin fuerzas.

    Esa fue la primera insinuación del Pipa, que luego redondearía una tarde para el recuerdo. El Expreso era puro sacrificio. En el fondo se desvivían porque la pelota no le llegara clara a Palacio y para que Palermo no tuviera espacios para cabecear. En el medio, la contención al tridente Ledesma-Gago-Cardozo fue casi perfecta. Pero faltaba el punch final, porque la línea de volantes de Godoy Cruz llegaba con la pelota en su poder y eran esos veinte metros finales en donde le faltaba compañía a Miranda. En una de sus tantas corridas, El Pipa Villar mandó un centro y El Flaco remató mordido, elevando el balón por encima del travesaño.

    De inmediato respondía Gago, con un feroz derechazo desde la medialuna que se estrellaba en el palo de Torrico. Se iba la primera parte y el Tomba dejaba una buena impresión en la Bombonera. En el complemento comenzaba a surgir la enorme figura de Torrico, que ya al minuto le sacaba una pelota dificilísima a Palacio, estirándose abajo sobre su derecha. “Dormía el muchacho y tuvo esa noche el sueño más lindo que pudo tener. El estadio lleno, glorioso domingo, por fin en Primera lo iban a ver”.

    Y quizás El Seba lo soñó, porque ayer tuvo su tarde consagratoria, tapándole cuatro mano a mano nada menos que a Palermo y a Palacio, los temibles goleadores del multicampeón, un Boca que veía cómo, con el correr de los minutos, la alegría de su gente se convertía en preocupación, porque el Xeneize no podía con un tal Godoy –como lo llaman en Buenos Aires– que le quitaba el sueño de alcanzar el récord de San Lorenzo. Poy entraba por el lesionado Miranda, pero el Expreso seguía sin esa puntada final. A los 19’, primero había mano de Morel y luego foul a Villar en el área.

    Doble penal que Pezzotta ignoraba. “Faltando un minuto, están cero a cero. Tomó la pelota, sereno en su acción, gambeteando a todos se enfrentó al arquero y con fuerte tiro quebró el marcador”, culmina la letra de El sueño del pibe, que pudo haber sido perfecta para describir la jugada del Pipa Villar, porque con dos enganches desparramó en el área a Díaz y a Morel, pero su remate fue detenido por Bobadilla y no entró. Se bajó el telón. La fiesta no fue completa para el Rey de Copas. Su pequeño partenaire le robó el protagonismo y cumplió ese sueño que pocos equipos del interior han conseguido: irse con los brazos en alto de la Bombonera y llevándose un punto para su provincia. El sueño del pibe, que le llaman algunos.

TEMAS:

Deportes

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.