access_time 03:03
|
31 de enero de 2007
|
|
DESIERTO DE LAVALLE

En helicóptero, asisten a lavallinos aislados

La aeronave recorrió las zonas inundadas y acercó a las trescientas familias damnificadas elementos de primera necesidad y alimentos. Los pronósticos ponen en alerta a una población rodeada por el agua.

   La situación en Lavalle sigue siendo alarmante. Más de 300 familias están aisladas, incomunicadas, rodeadas por el agua y con el riesgo de perder lo poco que les queda. En consecuencia, el Gobierno, desde el lunes, se encuentra asistiendo a la población del desierto lavallino pero nada parece combatir las inclemencias climáticas y un pronóstico poco alentador.

ASISTENCIA. Durante todo el día de ayer, uno de los helicópteros de la Policía realizó viajes constantes hacia las zonas de Capilla del Rosario, San Miguel, Lagunita, El Retamo y El Forzudo, llevando alimentos y materiales de primera necesidad a las familias afectadas. Además, desde el Ministerio de Desarrollo Social se explicó que Costa de Araujo y Tres de Mayo, próximos a la villa Tulumaya, también están siendo atendidos.

   Hasta ayer, San Miguel, muy cerca de Capilla del Rosario, era la zona más afectada por la lluvia, ya que parte del río San Juan se había desbordado. Por su parte, las familias de El Retamo se mantienen en sus hogares sin demasiados inconvenientes pero habiendo quedado incomunicados. Es que todos los caminos se han inundado y la gente no puede trasladarse a otro punto del departamento.

   Entre la ayuda trasladada hacia las zonas críticas se encontraban elementos de primera necesidad, ropa de cama, colchones, zapatillas para los chicos, nylon, madera y rollizos. También se enviaron tres toneladas de alimento, entre harina, arroz y leche, y los víveres frescos comenzaron a repartirse ayer a la tarde en algunas partes del desierto. A su vez, el resto de las familias damnificadas recibirá hoy verduras –papa, tomate, zapallo, zanahoria, choclo y lechuga– y frutas frescas –manzana, banana, ciruela y durazno–.

PREOCUPACIÓN. El ministro de Desarrollo Social, Sergio Pinto, dialogó ayer con El Sol y aclaró que, hasta el momento, la situación estaba controlada pero que si el clima no mejoraba, todo podría complicarse. Varias zonas están cercadas por el agua y nuevas lluvias cambiarían el panorama. Pinto agradeció a los voluntarios que pusieron a disposición sus camionetas 4x4 para ingresar al desierto inundado y acercarles a los damnificados las donaciones recibidas.

EVACUADOS. Los pronósticos para estos días en la zona siguen sin ser los mejores y se estima que hasta mañana continuarían las precipitaciones, sin descartar una posible caída de granizo. Sin embargo, el desierto de Lavalle, fuertemente afectado por las tormentas en esta última semana, aún no fue declarado en emergencia. Pinto confirmó que no ha habido evacuados, pero que si la situación empeora se deberá trasladar a parte de la población hasta escuelas albergue.

   Además, los habitantes lavallinos no desean evacuar las zonas inundadas porque no quieren descuidar sus pertenencias y animales En El Retamo, ayer se presentó el caso de un chico que debió ser auxiliado por el helicóptero debido a que sufrió un problema cardíaco.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.