access_time 16:43
|
3 de septiembre de 2019
|
Actualidad

En el país, más del 50% de los embarazos son no planificados

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15675393990613.jpg

Entre las adolescentes, las cifras aún son más altas y los embarazos no deseados llegan a superar el 60%.

En la Argentina, según la última información disponible, más del 50% de los embarazos que ocurren no son planificados. Estas cifras aún son más altas en adolescentes, y llegan a superar el 60%, lo cual acarrea grandes problemas de salud pública.

"Muchos de estos embarazos ocurren porque no se usan métodos anticonceptivos, pero muchas veces es porque los usan de manera inadecuada. Es decir, mujeres que se encuentran usando un método, pero lo hacen mal, o porque suspenden su uso, u olvidan las pastillas anticonceptivas, o hacen un uso inconstante del preservativo". La médica ginecóloga María Elisa Moltoni (MN 114737) consideró que la época actual es de "una verdadera revolución en anticoncepción".

Hoy por hoy, la división está dada entre métodos anticonceptivos de corta y de larga duración.

La ginecóloga de Halitus Instituto Médico diferenció entre los métodos de corta duración a las pastillas, inyectables, anillo vaginal y parche anticonceptivo. "Dependen de la usuaria, quien debe tomarlos, aplicarlos, etc. Son muy eficaces, pero a su vez su eficacia está ligada a cuán bien se aplican, qué tan bien se recuerda tomarlo, etc. -analizó la especialista-. Son reversibles, o sea, la fertilidad retorna rápidamente luego de suspenderlos. En la vida real pueden fallar hasta en el 9% de los casos al año de uso, básicamente por errores en el uso, dado que si se aplicaran perfectamente bien las fallas serían mucho menores".

En tanto los métodos de larga duración -implante anticonceptivo, DIU de cobre y el DIU hormonal- duran entre tres y 10 años, y son reversibles también, o sea, se pueden retirar cuando la mujer lo desee y la fertilidad retorna rápidamente al suspender el método. "Su eficacia es altísima de base, pero el hecho es que no dependen de la persona para actuar. Por ello su eficacia está menos ligada a algún comportamiento de la usuaria, alcanzado cifras de falla menores al 1% al año de uso", explicó.

"El preservativo siempre debe estar presente, usemos el método que usemos, porque es la única forma efectiva de prevenir infecciones de transmisión sexual", destacó Moltoni, quien ahondó: "Se puede usar como método anticonceptivo, pero sus tasas de falla son mayores que con los métodos antes mencionados. Esto es porque para que funcione debe usarse siempre, en todas las relaciones, pero a su vez puede romperse, salirse, etc., generando fallas y posibilidad de embarazo".

Entonces, ¿en qué consiste la revolución?

"La realidad es que hace unos años los médicos indicábamos siempre como primera opción los métodos anticonceptivos llamados de corta duración. Por otro lado, no contábamos con el implante anticonceptivo y en el caso del DIU lo dejábamos como segunda opción la mayoría de las veces, o lo mencionábamos sólo si la mujer lo pedía", comenzó a analizar Moltoni. "Pero gracias a varios estudios científicos, caímos en la cuenta de que la eficacia de los métodos en la 'vida real' era muy superior en los métodos de larga duración que en los de corta duración. Es por eso que hoy, ofrecemos los métodos de larga duración a todas las mujeres como primera opción".

Desde ya que cada mujer decidirá luego el método que más le guste, que más le convenga y que más se adapte a su estilo de vida. "Esta decisión se logra idealmente luego de una buena consejería en anticoncepción", enfatizó la especialista, quien resaltó que "la consejería es un acto médico en el cual el profesional escucha las necesidades de la mujer, tiene en cuenta algunas antecedentes médicos, y luego ofrece todas las opciones disponibles, explicando sus pros y contras. Se ayuda entonces a seleccionar una opción anticonceptiva".

¿Por qué los métodos de larga duración son más efectivos?

Como ya definimos, los métodos de larga duración son los métodos que duran más de un año, son reversibles y cuya eficacia es superior al 99% al año. Estos métodos son el DIU de cobre, el DIU hormonal y el implante anticonceptivo.

Básicamente, son administrados por el profesional, pero luego su eficacia no depende de absolutamente casi nada de lo que la mujer haga o deje de hacer. Esto les da una eficacia totalmente independiente de errores y es por eso que es altísima. En contraste con esto están los métodos de corta duración que son muy efectivos y recomendables pero desde ya que su eficacia va ligada a la correcta toma, al no olvido, a su correcta utilización. Todo esto nos dice que en la vida real puedan fallar en nueve de cada 100 mujeres por año. Si bien no es una tasa alta, en comparación con los métodos de larga duración, sabemos que éstos fallan en menos de una cada 100 mujeres.

Esto quiere decir que, si para una mujer la eficacia de un método anticonceptivo es muy importante, y no desea buscar embarazo en el corto plazo, debería sin dudas considerar utilizar un método de larga duración, o al menos informarse y conocer estos métodos.

Sobre qué barreras existen a su uso, Moltoni señaló que "a pesar de que se sabe de la mayor eficacia de los métodos de larga duración, muchas veces estos cuentan con una baja utilización debido a mitos y conceptos erróneos, o simplemente debido a la falta de conocimiento de esos métodos".

Uno de esos conceptos equivocados es, por ejemplo, que los DIU no pueden utilizarse en mujeres adolescentes o mujeres que no tuvieran hijos. "Este concepto es totalmente erróneo y hoy por hoy, comenzando por la OMS, varias sociedades internacionales de pediatría y de ginecología y obstetricia recomiendan este método como de primera elección aún en adolescentes y mujeres sin embarazos previos, dado que se demostró que su seguridad es altísima, que no afectan la fertilidad, que se pueden colocar fácilmente, y que como dijimos, son altamente efectivos", aseguró la especialista.

"El implante, en ese sentido, que va escondido bajo la piel del brazo, tuvo una gran aceptación entre las adolescentes y no tiene por suerte tantos mitos en su contra", agregó.

Todo esto marca que los métodos anticonceptivos de larga duración, además de todas las ventajas que pueden tener para las mujeres (como la comodidad de utilizar un método del que no tienen que acordarse u ocuparse constantemente), parece ser uno de los caminos a seguir para bajar en la población el alto porcentaje de embarazos no planificados en la población adulta y adolescente.

 

 

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.