Seguilo en vivo: el Senado ya debate por el Presupuesto 2019

access_time 21:16
|
10 de septiembre de 2018
|
Noche de furia en Las Heras

En detalle: cómo cayeron los tres acusados del doble crimen

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1536602921282portada%20pibes.jpg
Leonardo y Juan Espinosa y Alexander Méndez, los aprehendidos. (Se pixelan los rostros porque irán a rueda de personas)

Los hermanos Juan y Leonardo Espinosa, de 27 y 25 años, y Alexander José David Mendez, de 23, fueron detenidos cuando escapaban de la escena. Testigos y vecinos los señalaron como los autores de los disparos que le quitaron la vida a Mauricio Pereyra (23) y Hernán Guerrero (24). Cómo fue el vertiginoso procedimiento que permitió la captura del trío.

El doble crimen que se perpetró la noche del domingo en Las Heras provocó que los policías que estaban de turno en esa jurisdicción vivieran minutos alta intensidad. Fue minutos antes de las 22 cuando las autoridades fueron alertadas sobre un tiroteo con heridos la zona limítrofe del citado departamento con la Cuarta Sección Este de Ciudad.

Al desplazarse al lugar, los efectivos no sólo se toparon con las víctimas, Mauricio Adrián Pereyra (23) y Hernán Alfredo Guerrero (24), gravemente heridas, sino también que se encontraron con los tres señalados autores del ataque armado, que estaban huyendo de la escena. Finalmente estos fueron capturados, en medio de corridas, caídas y la furia de los vecinos de la zona.

Tras el procedimiento se conoció que los aprehendidos eran tres jóvenes ligados a la Nº 1, la barra brava de Huracán Las Heras: los hermanos Juan Gabriel y Leonardo Emanuel Espinosa, de 27 y 25 años, y Alexander José David Mendez, quien dentro de un mes cumplirá 23 años.

El trio quedó detenido en la Comisaría 16ª a disposición de la fiscal de Homicidios Claudia Ríos, que lidera la investigación, y en las próximas horas los iba a imputar por homicidio agravado por el uso de arma de fuego. 

Agitado procedimiento

Fuentes cercanas al caso relataron que una movilidad de la Unidad Especial de Patrullaje Las Heras (UEP) y otra de la citada dependencia de calle Rivadavia se encontraban patrullando las inmediaciones del centro lasherino cuando fueron alertados a través de la frecuencia por unas detonaciones de armas de fuego que se oyeron en calles Ejército Argentino y Olascoaga, donde también había un par de heridos.

Mientras los efectivos de la UEP se estaban desplazando al lugar, los uniformados de la Comisaría 16ª ya habían verificado el hecho. Además, estaban persiguiendo a dos sujetos en moto que se estaban dando a la fuga y que serían los autores del ataque: se trataba de Juan Espinosa y Alexander Méndez, ambos con vestimenta del Globo lasherino. 

Los policías que iban en apoyo, solicitaron la ubicación de sus compañeros que iban detrás de los presuntos agresores, quienes en el camino les apuntaron con una escopeta, y mediante el GPS de la radio tetra supieron que estaban en Benavente y Monseñor Verdaguer.

Al llegar allí, observaron que sus colegas habían derribado del rodado menor a los sospechosos, provocando que se les cayera el arma que llevaban, y ahora los estaban persiguiendo a pie.

Uno de los policía de la 16ª iba detrás de Espinosa, quien, al llegar al cruce de calles Ejército Argentino y Olascoaga, quiso ingresar a una vivienda dándole una patada a la puerta pero no lo consiguió. Ante eso, siguió corriendo hacia el este, pero a los pocos metros uno de los efectivos de la UEP pudo atraparlo.

En ese momento, vecinos y conocidos de las víctimas llegaron hasta allí. Acto seguido, intentaron ajusticiar con golpes de puño y patadas al sospechoso, pero los uniformados lograron que se detuvieran y aprehendieron a Espinosa. En paralelo, en las cercanías, un oficial de la Comisaría consiguió dar con Méndez, quien estaba escondido en una acequia, en Manuel A. Sáenz y Almafuerte, por lo que ambos fueron trasladados a la dependencia.

Por otro lado, minutos después, personal de Observaciones de la UEP informó a través de la frecuencia que habían conseguido atrapar a Leonardo Espinosa, quien también fue señalado como partícipe del hecho, en calles Monseñor Verdaguer y Giralde.

Tras las capturas, los efectivos dieron aviso al Centro de Operaciones Estratégicas (CEO) sobre lo sucedido y solicitaron de urgencia la presencia de una ambulancia del Servicio de Emergencias Coordinadas (SEC), para asistir a Pereyra y Guerrero, que estaban tendidos en la escena. 

Tras pasar algunos instantes, el personal del SEC se estaba demorando en llegar. Pero por el lugar iba pasando una ambulancia de la empresa de salud SerPrisa, por lo que los policías la detuvieron y le pidieron que llevaran a Guerrero al Hospital Central. Al cabo de algunos minutos, la ambulancia del SEC llegó y se llevó a Pereyra.

Este último, perdió la vida mientras era trasladado, antes de llegar al nosocomio, debido al disparo en la cabeza que había recibido. Mientras que su amigo, que recibió un plomo en el cráneo y otro en el tórax, ingresó al Quirófano, donde se constató que tenía muerte cerebral en un 75%. Al cabo de una hora, dejó de existir. 

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.