access_time 14:45
|
24 de mayo de 2007
|
|
MOVILIZACIÓN

En Brasil reclamaron derechos laborales

Los militantes de organizaciones campesinas en Brasil se aliaron ayer a los sindicalistas en las ciudades para promover manifestaciones en todo el país en defensa de los derechos laborales y contra la política económica del Gobierno.

    Los militantes de organizaciones campesinas en Brasil se aliaron ayer a los sindicalistas en las ciudades para promover manifestaciones en todo el país en defensa de los derechos laborales y contra la política económica del Gobierno. Las manifestaciones, convocadas por organizaciones como el Movimiento de los Sin Tierra (MST), la Unión Nacional de los Estudiantes (UNE), la Central Única de los Trabajadores (CUT) y Fuerza Sindical (estas dos últimas, las mayores centrales sindicales del país), paralizaron ayer importantes vías en ciudades como Brasilia, San Pablo, Río de Janeiro y Santos.

    Las organizaciones rurales, además, bloquearon importantes carreteras en estados como Pernambuco, en el empobrecido nordeste brasileño, y en Pará, en la Amazonia, igualmente en defensa de los derechos laborales y para presentar sus propias revindicaciones. Además de los campesinos, las marchas convocadas por los sindicalistas en las ciudades contaron con el apoyo de funcionarios de algunos organismos públicos como el Instituto Nacional de Colonización y Reforma Agraria (INCRA) y el Instituto Nacional de Seguros Sociales (INSS), que paralizaron sus actividades por 24 horas.

    Esas interrupciones se sumaron a la que realizan hace varios días los funcionarios del Instituto Brasileño de Medio Ambiente (Ibama) y a la iniciada el martes por la Policía federal, que limitó sus labores a operaciones puntuales y servicios esenciales. El principal blanco de todas las manifestaciones es la llamada enmienda 3 del proyecto de ley que reestructuró el fisco y que restringe el poder de los auditores fiscales para investigar empresas creadas por personas físicas individuales para actuar como contratistas.

    Tal limitación, según los sindicalistas, puede incentivar a que las empresas contraten trabajadores como personas jurídicas, obligándolas a crear empresas de papel para evitar el pago de prestaciones sociales y de otros derechos laborales, como cesantías o aportes a la seguridad social. La enmienda ya fue vetada cuando el presidente Luiz Inácio Lula da Silva sancionó la ley que reestructuró el fisco pero ahora los trabajadores presionan para que los congresistas mantengan el veto.

    La manifestación en Brasilia, que reunió a cerca de 10.000 personas en la explanada de los ministerios, contó con la participación de integrantes de la Confederación de los Trabajadores Agrícolas (Contag), cuyos dirigentes serán recibidos hoy por Lula en una audiencia pública. Las marchas en San Pablo llegaron a paralizar el tránsito por importantes vías como la autopista Dutra y la Vía Anchieta, así como la avenida Paulista, corazón financiero de la ciudad y palco de las principales manifestaciones en la mayor ciudad brasileña. Las protestas en la avenida Paulista, que atrajeron a unas 10.000 personas, se concentraron frente a la sede de la Federación de las Industrias de San Pablo, una de las mayores patronales del país y favorable a la aprobación de la enmienda.

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.