access_time 13:41
|
23 de diciembre de 2021
|
|
Estrategia

Marketing: cinco lecciones extraídas de El Juego del Calamar

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1637163734333Juego%20del%20calamar.jpg

La serie coreana también sirve como inspiración para futuras campañas.

Para los expertos en Marketing, la exitosa serie El Juego del Calamar es una fuente de inspiración para campañas de empresas. Acción, reacción y adaptación son métodos (corporativos) tan esenciales para la supervivencia de una marca o compañía como para los jugadores que han de conseguir salvar su vida dentro de esta serie coreana distópica basada en un popular juego infantil de los años 70.

En este sentido, la periodista Marta Sahelices de la revista Vogue destaca estos puntos:

El diseño importa: aquí donde El Juego de Calamar pone toda la leña en el asador: infantiles tonos pastel como telón de fondo contrastan eficazmente con el diabólico color rojo de los uniformes del personal y el verde –esperanza– del de los jugadores, símbolos sencillos representan los juegos, hacen referencias al arte y la cultura, como la escalera escheriana o los trajes rojos de La Casa de Papel, para generar confianza y sentido de pertenencia.

“Los profesionales del marketing deben saber que los colores despiertan distintas emociones y que el uso de ellos puede tener un gran impacto en una campaña. Otro elemento de diseño que merece una mención es la sencillez y limpieza de los símbolos que representan los juegos, así como los de las máscaras de los vigilantes. Cuando se trata de crear un mensaje o logotipos de marca, la simplicidad es muy importante para que sea más fácil de asimilar por los clientes”, explican desde Outbrain, plataforma de recomendación en la open web, a Vogue.

Ver también: Fotos: Emily in París, el fenómeno que marca tendencias

Conocer al público y apoyarse en datos: tanto Netflix como el resto de plataformas conocen a su público. Saben lo que elige y lo que descarta, lo que le gusta y lo que no. Preferencias que determinan las futuras recomendaciones personales, pero que tomadas en conjunto, como datos globales, aportan una información preciadísima y ultraconcreta acerca de los intereses de la audiencia general e incluso de su estado de ánimo cultural. “Hace dos años, Netflix utilizó datos para predecir que el momento era propicio y se arriesgó. Y la realidad es que la decisión dio sus frutos. Este planteamiento de negocio debería inspirar a los profesionales del marketing de todo el mundo a prestar mucha atención a sus propios datos y a utilizarlos de forma inteligente en la toma de decisiones futuras", indican de Outbrain.

El boca a boca: “Hay datos que apoyan que el boca a boca impulsa nada menos que seis billones de dólares de gasto anual en todo el mundo. La naturaleza humana es lo que es: el boca a boca es y será siempre la clave del éxito del marketing y las ventas”, confirman desde Outbrain.

Ver también: Las series de marketing que todo emprendedor debería ver

Ser diferente: el negocio de Hollywood está muy trillado. Por ello Netflix apuesta cada vez más en series extranjeras: Lupín, Fauda, La Casa de Papel y El juego del calamar, por ejemplo. Lo inusual atrae y saca de la zona de confort. Las producciones extranjeras son exóticas, todo es nuevo, desde el idioma hasta los valores que trasmiten. “Ya sea una marca, una empresa o un programa de televisión, lo mejor que se puede hacer es destacar. También en el ámbito del marketing, si puedes aportar algo nuevo, debes trabajar en ello”, sugiere la plataforma de recomendación líder en la open web.

Inspirar: “La imitación es la forma más sincera de adulación y, en marketing, si te copian, sabes que has triunfado. El éxito de El Juego del Calamar ha dado lugar a una gran cantidad de campañas de marketing inspiradas en la popularidad de la serie”, concluyen en Outbrain.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.