access_time 07:09
|
8 de agosto de 2018
|
|

Cómo nació la investigación

Empresarios y contrabando: investigados por trata de personas y pago de coimas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1533689136765portada%20chino.jpg
Zheng Cheng, el chino que está prófugo y es señalado como cabecilla.

Este diario accedió a más detalles de la investigación que compromete a un grupo de hombres de negocio con fraudes de mercadería de china. Sigue prófugo el más comprometido, Eduardo Zheng Cheng. Los vínculos con hombres del Estado.

La Justicia Federal y los policías de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico siguen tras los pasos de Esteban Zheng Cheng, el empresario chino de 44 años que está prófugo por estar acusado de ser el líder de una organización delictiva dedicada al contrabando.

Hasta anoche, no había novedades acerca de su paradero pero trascendió que un abogado de su entorno estaría negociando con los investigadores entregarse en las próximas horas, aunque esto no fue confirmado oficialmente.

Más allá del pedido de captura nacional e internacional que pesa sobre él, El Sol accedió a más detalles de la Instrucción que lidera el juez Walter Bento.

Trata de personas, pago de coimas de más de 150 mil pesos para que ingresen camiones a Mendoza a través de Horcones y distribución de mercadería en el barrio de Once, en Capital Federal, son algunos de los condimentos más atractivos de la causa que todavía no está concluida.

Básicamente, Zheng Cheng y su entorno –hay otros cuatro empresarios detenidos por asociación ilícita y contrabando de más de 15 millones de pesos– comenzaron a ser investigados en el 2016.

Conocido como Chino o Paisano y por ser traductor del Poder Judicial Federal hace unos años, los efectivos que trabajan casos de narcocriminalidad locales iniciaron la pesquisa para espiarlo por una pista del delito de trata de personas.

Ver también: Armas, dinero, droga y autos de lujo en allanamientos a empresarios

A través de una serie de metodologías investigativas, supieron que el Chino mantenía contactos directo con algunos personajes locales con el objetivo de ingresar ilegalmente a la Argentina a ciudadanos chinos y coreanos para trabajar en la provincias de Mendoza y Buenos Aires.

Zheng Cheng, explicaron las fuentes policiales y judiciales y también de su entorno, pagaba importantes coimas en dólares a empleados de Migraciones “que fueron identificados”– detallaron pesquisas– para ingresarlos irregularmente al país.

Así fue que lo siguieron por el delito de trata una vez que los extranjeros llegaban después de ser traídos en barcos a Chile. Ante esto, se inició un expediente en los Tribunales federales: el número 26.786.

Los pesquisas supieron que Zheng Cheng, dedicado al negocio gastronómico en Mendoza y de supermercados en el resto del país, mantenía contactos con personas vinculadas al Estado (policías, principalmente) para proveer, a cambio de pago de sobornos, de documentos de identidad a los chinos y coreanos que metían ilegalmente al país.

Cada identificación personal ilegal, sostiene esa instrucción, tenía un costo de 500 dólares y obtenían cinco unidades por semana.

Para eso, los distintos miembros del la organización se iban turnando para realizar las diferentes maniobras. Mientras los policías desarrollaban esta investigación, Zheng Cheng, de un día para el otro, “se desvinculó” de las actividades para explotar a los foráneos, detallaron las fuentes.

Para los detectives, algo sucedió en medio del seguimiento que motivó al empresario a dedicar su tiempo exclusivamente al contrabando, en mayor medida, de elementos de electrónica.

Ese delito está plasmado en el expediente 35.072, que también se originó en el Juzgado Federal Nº1.

A mediados del 2016, los sabuesos supieron que cargamentos de diversos objetos de valor provenientes de Chile con mercadería originaria de China ingresaban ilegalmente a Mendoza por el corredor internacional.

Para lograr el objetivo, los empresarios sospechados pagaban 150 mil pesos para que los camiones que traían la mercancía pasaran los controles correspondientes. Ya con otros empresarios como financistas, viajaban a Chile y mantenían contactos con otros personajes en el país asiático para conseguir la mercadería.

Teléfonos celulares de alta gama, juguetes, pantallas LCD y LED y prendas de vestir, por cintar algunos productos, eran traídos para ser revendidos en el popular barrio de Once. Los pesados rodados pasaban los puestos fronterizos y hasta le cambiaban las patentes para despistar.

ver también: El detenido que intentó escapar con 4 millones

Así fue como, el jueves 9 de marzo, uniformados de la Gendarmería hallaron tres camiones abandonados a la vera de la ruta 7, frente al complejo aduanero, con una importante carga de elementos ilegales. Las cajas, repletas de diversos productos, se encontraban con una marca en letras chinas.

Se trataba de vehículos que, de acuerdo con la investigación local, estaban relacionados a la organización de empresarios.

Pasaron los meses pero la mercadería no cesó. Los cargamentos, describieron los investigadores, continuaron transitando por Mendoza para llegar a Buenos Aires. Así fue que, una vez reunida la mayoría de la prueba, el lunes 30 se realizaron allanamientos masivos en el Gran Mendoza y el Este.

Algunos fueron en barrios exclusivos, como en el caso del Dalvian de Capital. Allí tiene domicilio el Chino Zheng Cheng, pero no lo encontraron. En otro sector de la barriada detuvieron a José Rodríguez Núñez (45), uno de sus señalados socios.

En La Colina, en Junín, detuvieron a Eugenio Javier Nasi, quien escapaba de su casa con más de 4 millones de pesos. También hubo capturas, una en Godoy Cruz y otra en la provincia de Jujuy. A todos los acusan de ser parte de una asociación ilícita. Y no descartan más detenciones.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.