access_time 07:09
|
11 de septiembre de 2019
|

Empresarios locales aseguran que no pueden enfrentar el bono

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1525564069865001233146.jpg

Desde las cámaras de cada sector destacaron que el panorama para las pymes mendocinas es muy complicado. Advirtieron que muchas pueden cerrar ante la imposibilidad de hacer frente a la eventual medida.

Referentes del sector empresario mendocino están preocupados y expectantes ante el eventual bono para los trabajadores del sector privado que busca impulsar el Gobierno nacional. Aseguraron que debe analizarse la situación regional, ya que muchas empresas no están en condiciones de afrontarlo. Advirtieron que muchas pueden bajar sus persianas ante la imposibilidad de hacer frente a la eventual medida.

Este martes, desde el Gobierno nacional confirmaron las negociaciones con gremialistas y empresarios para habilitar un bono para los trabajadores del sector privado. Si bien esperarán al índice de inflación que el Indec publicará este jueves -y que se estima que será mayor al 4%- para definir la metodología informaron que, de concretarse, el bono podría ser de $5 mil, tomando como referencia el otorgado a trabajadores estatales.

En diálogo con El Sol, empresarios mendocinos coincidieron en que, de cerrarse esta medida, será muy difícil de afrontar, sobre todo para las pymes. Además resaltaron la necesidad de contemplar que dicho bono pueda ser compensado de alguna manera a través de impuestos o cargas sociales.

Daniel Ariosto, presidente de la Unión Comercial e Industrial de Mendoza (UCIM), destacó la legitimidad del reclamo y sostuvo que “entendemos que con los sueldos no le salvamos al vida a nadie. Pero desde la economía formal para las pymes que están en blanco, es un peso más a la mochila que ya llevamos. No podemos llegar a poder dar cumplimiento a los requerimientos del Gobierno, que unilateralmente nos pone esta otra obligación”.

“Es imposible, se hace muy difícil para el privado asumir el compromiso de un bono, entendiendo la situación que atraviesan los distintos sectores, desde la parte industrial, la agrícola, el comercio”, destacó por su parte Alberto Carletti, titular de la Federación Económica de Mendoza (FEM).

Carletti reconoció que se tiene en cuenta que el nivel de inflación y la situación económica actual han deteriorado fuertemente el salario de los empleados. Sin embargo, para la empresa “la situación de las caídas de las ventas y los problemas asociados a variables macroeconómicas tienen un grado de afectación que hace muy difícil asumir un bono”.

Las realidades de las cámaras

Pedro Bizzotto, presidente de la Asociación de Industriales Metalúrgicos de Mendoza (Asinmet), resaltó la necesidad de que, más allá de lo que traten los referentes a nivel nacional, es necesario analizar el panorama de cada una de las regiones.

“Los efectos de la crisis son distintos en las diferentes partes del país y eso es algo que hay que tener en cuenta”, refirió el referente metalúrgico local.

“En realidad el anuncio lo hace el Gobierno, pero lo tenemos que pagar los privados”, remarcó por su parte el presidente de la Unión Industrial de Mendoza (UIM), Mauricio Badaloni.

Al respecto sostuvo que las cámaras tienen realidades muy distintas y que las negociaciones salariales también lo son: “Uno puede tener una cláusula gatillo, otros han reabierto paritarias. Cada una va a ser lo que tenga que hacer con sus gremios, en base a sus posibilidades”.

En ese sentido, el titular de la UIM explicó que desde las empresas surge la crítica ante la imposición del Estado en que el sector privado tenga que pagar un bono ya que “no corresponde. Si quieren hacerlo con los empleados públicos está bien, pero los privados dicen: ‘Pará, tengo paritarias, aperturas, una negociación abierta”.

Para Juan José Cerva Fris, integrante de la comisión directiva de la Cámara de Empresas Constructoras Independientes de Mendoza (Cecim), este sector tiene una particularidad. “En la construcción nos estamos quedando sin obras y estamos en una situación muy complicada”.

En ese sentido detalló que “la obra privada está parada, con la tasa de interés es imposible hacer obras en este momento; y las públicas, están saliendo a otro nivel, para empresas más grandes pero no para Pymes”. Y agregó que este tipo de medidas “nos pega el sablazo final”.

Cómo hacerle frente

Fernando Barbera, presidente de la Asociación Empresaria, Hotelero, Gastronómica y Afines de Mendoza (AEHGA), coincide en que, del lado del trabajador, el bono es necesario.

Sin embargo, resaltó que por las pymes “si lo pudiéramos tomar de impuestos lo podríamos pagar, pero la verdad es que hoy frente a la situación de crisis que hay, donde hay muchas Pymes que se están cayendo, ponerle un costo adicional es imposible de asumir. Si se pudiera tomar de un impuesto, del IVA, por ejemplo, perfecto”.

Para el referente gastronómico, la carga impositiva “hace que los sueldos no alcancen, cuando bajen la carga impositiva vamos a tener sueldos dignos para todos”.

En ese sentido fue tajante al sentenciar que una nueva carga adicional “a las pymes cuando hay una crisis de consumo terrible, directamente es decretarle el funeral a varias. Lo que vas a lograr con una medida, queriendo beneficiar al personal, es perjudicarlo porque se van a cerrar empresas y puestos de trabajos”.

Según detalló Ariosto, desde la UCIM elevaron a la Cámara Argentina de Comercio un documento donde sostienen que desde la Región Cuyo, “los empresarios no estamos en condiciones de hacer frente a más imposiciones”.

“Esto es producto de un año electoralista, son cuestiones políticas que se hacen para ver quién gana la carrera pero se olvidan que, en el medio de todo estamos las personas, los trabajadores, las Pymes. Si ya es difícil mantener la planta laboral, cómo vamos a hacer si nos colocan aumentos inconsultos”, sentenció Ariosto y agregó: “No es que no queramos, no se puede”.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.