access_time 15:34
|
11 de octubre de 2018
|
Delitos de Lesa Humanidad

Empezó el primer juicio oral por el robo de bebés en Mendoza

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/15392752920021%20IMG_4763.jpg

Se trata del caso de la apropiación y supresión de identidad de Claudia Domínguez, la nieta recuperada Nº117. Sus padres biológicos fueron secuestrados y aún hoy están desaparecidos. Un militar la arrebató de su familia y se la entregó a sus parientes que no podían concebir un hijo.

Claudia Domínguez, hija de Walter Hernán Domínguez y Gladys Cristina Castro -desaparecidos durante la última dictadura militar- tuvo frente a sus ojos a su apropiador al ex militar Segundo Héctor Carabajal Montaña sentado en el banquillo de los acusados y a la vez, a los que hasta hace tres años fueron sus padres, Julio Humberto Bozzo y Antonia Clementina Reitano. Todos ellos empezaron a ser juzgados por el Tribunal Oral en lo Criminal Nº1 en el debate por su apropiación y supresión de identidad.

"La historia de Claudia se constituye en el primer juicio oral de este tipo en Mendoza", confirmó Pablo Salinas, abogado de Abuelas de Plaza de Mayo.

Según lo dispuso el tribunal -integrado por los jueces Alejandro Piña, Alberto Daniel Carelli y María Paula Marisi- las personas que fueron su familia por 37 años hasta que Domínguez supo que era hija de desaparecidos, no estuvieron en la misma sala de audiencia, sino en otro lugar, participando vía teleconferencia para preservar a la víctima y también a la salud del matrimonio, dado que ambos promedian los 80 años.

Sentada en la primera fila y acompañada de referentes de Derechos Humanos, como Luz Faingold -directora de DDHH de la provincia- y víctimas de crímenes de Lesa Humanidad, la mujer mostró gran entereza, sobre todo, cuando comenzaron a relatarse las circunstancias en la que sus padres biológicos fueron "chupados" por la fuerzas militares y cómo su apropiador la había entregado con papeles y todo, a quienes serían su familia.

Uno de los momentos más dramáticos fue la lectura de los elementos que encontró el fiscal federal Dante Vega para la imputación del ex militar y la pareja de los apropiadores de la nieta de María Dominguez, presidenta de abuelas de Plaza de Mayo en la provincia.

Allí, se describió el rol que había tenido Carabajal en el Destacamento de Inteligencia Nº144, encargado de realizar los operativos de secuestro, torturas y desaparición de personas.

Entre los procedimientos en los que participó estuvo el del 9 de diciembre de 1976, cuando secuestraron al matrimonio Domínguez -Castro. La mujer cursaba un embarazo de 7 meses de gestación en ese momento.

Según el relato del Ministerio Público Fiscal "la apropiación de bebés formaba parte de la acción sistemática de las fuerzas militares en el plan de exterminio a la subversión".

En el cautiverio y en la clandestinidad de su detención, Gladys dio a luz a una bebé, que el mismo Carabajal entregaría a sus cuñados, dado que la pareja buscaba un hijo "desesperadamente".

Según la propia declaración de los imputados, que en este juicio se negaron a dar, Carabajal les entregó la niña y les pidió que nunca revelaran que alguien se las había dado, sino que dijeran que había sido concebida por el matrimonio.

El accionar del ex militar detenido en San Felipe por esta causa, fue más allá y consiguió las partidas de nacimiento para despejar todo tipo de dudas.

Después de 37 años y luego de una incansable búsqueda de Abuelas de Plaza de Mayo, Claudia supo que era hija de víctimas de la dictadura militar y fue consultada para reunirse con su familia de sangre, de la cual tenía dos abuelas.

"Es terrible lo que vivió Claudia y su familia, primero por el crimen de terrorismo de Estado que sufrieron sus padres y luego por lo que tuvo que vivir ella. Se la ve entera, pero son delitos muy delicados los que estamos ventilando", manifestó Salinas.

"Claudia vivió gran parte de su vida a algunas cuadras de María, su abuela. Quizás se cruzó alguna vez con su abuelo, el que falleció antes de conocerla, todo es muy triste", afirmó.

Este medio intentó obtener alguna impresión de Claudia, pero se abstuvo de hacer declaraciones.

Por su parte, Faingold opinó que "son hechos que estremecen aún todavía con el paso del tiempo y muy difíciles de superar. Nosotros estamos acompañando como en todas las causas de esta naturaleza".

El debate continuará este viernes con la declaración de los primeros testigos. Se esperan los testimonios de María Domínguez y Claudia para las próximas audiencias.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.