access_time 09:47
|
14 de julio de 2006
|
BOCA JUNIORS

El Xeneize mostró muy poco en Tucumán

El equipo de Alfio Basile, que juega ante Godoy Cruz el próximo domingo en el Malvinas, está lejos de su mejor nivel y todavía no encuentra el remplazante de Federico Insúa

       Cada día genera más entusiasmo y expectativa la presentación de Boca Juniors ante Godoy Cruz, el domingo a las 18.30, en el estadio Malvinas Argentinas. Los Xeneizes jugaron su primer amistoso el miércoles por la noche en Tucumán ante San Martín y cayeron por 1 a 0, con un gol en contra del defensor Juan Krupoviesa. En Tucumán, Boca dejó más interrogantes que respuestas, tras jugar el primer amistoso luego de la pretemporada, en el que ofreció una pobre imagen futbolística.


       Malhumorados y sin ganas de hablar después de la floja producción, los jugadores y el técnico Alfio Basile decidieron suspender la conferencia de prensa, prevista para luego del partido, y abandonaron Tucumán sin responder a los interrogantes planteados tras los primeros 90 minutos de fútbol realizados por el Xeneize. Si bien existen atenuantes para Basile y sus jugadores, quienes vienen de una exigente pretemporada y buscan reencontrar el ritmo de competencia.


        Además de no poder tener a una de sus principales cartas en el juego ofensivo, Rodrigo Palacio, es evidente que la partida de Federico Insúa y Daniel Bilos resintió el funcionamiento colectivo del equipo. A Boca le va a costar remplazarlos, especialmente a Insúa, ya que en el plantel no hay un jugador con sus características y eso se notó en esta primera actuación, donde el técnico optó por retrasar a Marcelo Delgado, sin encontrar los resultados buscados.


       El Chelo no tiene la precisión ni el panorama necesarios, como seguramente Guillermo Marino, la otra opción para esa posición, no tiene el cambio de ritmo ni la explosión de Insúa, un jugador que fue clave en la exitosa campaña hecha durante el primer año de Basile en el club. Fernando Gago extrañó en el mediocampo a El Pocho, con quien se entendía a la perfección, en tanto que Martín Palermo quedó muy aislado y, prácticamente, no tuvo participación en el juego ofensivo durante los 90 minutos, lo que le generó un evidente fastidio.


        Fue muy poco para un equipo que se caracterizó por su vocación ofensiva y que en algún momento del partido decidió jugar con tres delanteros, ya que Delgado se olvidó de su nueva función y se instaló en el sector derecho del ataque, en tanto que Barros Schelotto se corrió hacia la izquierda. Así, mientras El Coco Basile sigue buscando un enganche que remplace a Insúa, los Xeneizes se presentarán en la provincia. Enfrente estará el Expreso de El Chocho Llop, que trabaja día a día para llegar a punto a su estreno en primera división. Para probar, antes de eso llega el bicampeón.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.