access_time 23:22
|
1 de junio de 2007
|
|
FALTA DE PRUEBAS

El único detenido por el crimen de la playa recuperará la libertad

El único detenido por la muerte del joven Matías Olmos en la cochera de calle Barcala el domingo a la madrugada, Alberto Bazán González, recuperará hoy la libertad luego de que el fiscal Luis Correa Llano no encontró pruebas que certificaran que participó en el incendio que terminó en tragedia.

    El único detenido por la muerte del joven Matías Olmos en la cochera de calle Barcala el domingo a la madrugada, Alberto Bazán González, recuperará hoy la libertad luego de que el fiscal Luis Correa Llano no encontró pruebas que certificaran que participó en el incendio que terminó en tragedia. Las fuentes judiciales informaron que Bazán González habría estado junto al principal sospechoso y prófugo, Flavio Berguecio, la noche en que Olmos perdió la vida, aunque, según las pesquisas, sólo hasta la 1.30 y luego se marchó en un remís. Los informes de los peritos y testigos sostienen que el horrible suceso se habría perpetrado cerca de las 2.30, por lo que cobraría fuerza esta hipótesis.

    Además de esto, las huellas dactilares halladas en el Renault Clio azul que desapareció de la playa ubicada en la calle capitalina no pertenecen a Bazán González, situación que también lo benefició para quedar afuera del caso. El magistrado consiguió los registros de la empresa de remís y verificó que, efectivamente, el joven Bazán se movilizó en un coche a la hora que expresó en su declaración. Ayer a la tarde, el propietario de la remisería se presentó a declarar ante el fiscal y también confirmó el horario en que el joven habría viajado en uno de sus vehículos.

    Así las cosas, los investigadores se nclinan por la pista de que participó sólo un individuo en el incendio de la playa y el único acusado sigue siendo Berguecio, quien hasta el cierre de esta edición continuaba prófugo. La situación procesal de este sujeto es complicada. Se encontraron vestigios de sangre en el Clio que habría sustraído del lugar y se hallaron las llaves del auto en la casa de su padre, en calle Artigas de la Sexta Sección. Lo que sigue preocupando a los investigadores es el móvil del hecho.

    No está claro si existió un robo o un ajuste de cuentas, ya que la necropsia del cadáver de la víctima no pudo esclarecer si murió de un disparo, de un golpe o acuchillado. Sólo se sabe que apareció carbonizado en una casilla del lugar. Berguecio trabajó en la cochera hasta fines del año pasado. Es por eso que se vincula el caso con un posible mensaje a los dueños de la playa, ya que la víctima vigilaba el lugar por casualidad.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.