access_time 11:28
|
14 de febrero de 2020
|
|

La salud del artista

El último parte médico de Joaquín Sabina tras su operación

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1524327222216joaquin%20sabina.jpg

El músico español evoluciona favorablemente. Su representante explicó que se recuperación es muy lenta tras la caída que sufrió en pleno show.

Joaquín Sabina evoluciona favorablemente tras ser operado este jueves por un hematoma intracraneal, según el último parte médico, emitido este viernes por el Hospital Ruber Internacional.

"Transcurridas 24 horas de la intervención, el paciente permanece ingresado en la UCI y tanto su situación clínica como los estudios de imagen realizados presentan una evolución favorable", sostiene el documento. El centro aclara que este viernes será el último parte, "salvo que surgiera algún cambio relevante en la evolución del paciente".

El músico fue hospitalizado por las consecuencias de una caída que sufrió durante un concierto en el madrileño WiZink Center. Su recuperación es "muy lenta", ha comunicado su representante, José Navarro, Berry. 

"Está estable, aunque su recuperación va a ser muy lenta. Mucho más lenta de lo que la gente cree. Tiene antecedentes y una edad [71 años] que obligan a que seamos cautos y Joaquín esté tranquilo", ha informado Berry. Fuentes hospitalarias han añadido que Sabina "ha pasado buena noche y se encuentra mejor".

Entre los amigos que se han acercado estas horas a ver al cantante está el escritor Benjamín Prado, que visitó a Sabina el jueves. Prado contó a La Sexta que la primera reacción del artista tras la operación fue "pedir un cigarrito". Prado contó también que al músico le habría gustado continuar su actuación pero los médicos le explicaron que no estaba "en condiciones de seguir" y que su deseo se debía a que se encontraba en "un estado de euforia propia de quien está ante 15.000 personas actuando".

Berry aseguraba este jueves que la operación había sido "un éxito" pero que "en este tipo de circunstancias es todo muy cambiante y hay que esperar a las próximas 48 horas".

Según el parte médico, Sabina ingresó en este hospital el miércoles, 13 de febrero, "tras haber sufrido una caída accidental". Después de la operación se encontraba "estable".

"El paciente presenta traumatismo de hombro izquierdo, torácico y craneoencefálico. Ha sido intervenido quirúrgicamente para realización de evacuación de hematoma intracraneal en hemisferio derecho", recogía el informe difundido por el hospital a petición de la familia. El músico ya fue ingresado en 2001 en el mismo Ruber Internacional por un derrame cerebral. 

Sus dos anteriores percances en el WiZink Center se remontan a 2014 y 2018. El 13 de diciembre de 2014, Sabina acortó su concierto, afectado por un ataque de pánico o, en sus palabras, un "vahído" que había sufrido antes de comenzar la actuación, como reveló después.

En junio de 2018 volvió a abandonar un show en el mismo recinto madrileño, tras quedarse "totalmente mudo", como explicó en ese momento su amigo y colaborador Pancho Varona desde el escenario. Los médicos detectaron "una disfonía aguda consecuencia de un proceso vírico" y le recomendaron 30 días de descanso, de ahí que cancelara las últimas cuatro actuaciones de la gira Lo niego todo.

Ese mismo año el músico ya había suspendido dos conciertos en México, en febrero, por un golpe en un ojo tras una caída; y fue hospitalizado en abril por una "trombosis venosa aguda" en una pierna.

Fuente: El País

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.