access_time 21:51
|
23 de febrero de 2020
|
|

Investigación

El trasfondo de la guerra narco que provocó el crimen en la triple frontera

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1582490213705Portada%20Agustin%20Castillo%20Galdamez.jpg
Agustín Galdamez (15), la víctima

El asesinato de Agustín Galdamez fue consecuencia de los enfrentamientos que se estaban registrando. El asentamiento Néstor Kirchner, donde ocurrió el hecho, se transformó en el punto de venta para los narcos de la zona, que mueven la droga utilizando a mujeres y menores.

Una semana de terror en la zona de la triple frontera entre Godoy Cruz, Luján y Maipú desembocó el sábado en el asesinato de Agustín Exequiel Galdamez (15). Reiterados ataques y enfrentamientos armados se venían registrando en los días previos al crimen, siempre con las bandas dedicadas al narcomenudeo como protagonistas.

El asentamiento Néstor Kirchner, que fue escenario del crimen, se transformó en el epicentro de la actividad delictiva de ese sector en el último tiempo.

Esto porque algunos de los personajes que lideran la venta de drogas en los barrios aledaños comenzaron utilizar las precarias viviendas de la villa como quiosquitos. Para eso, “contratan” a mujeres y menores de edad para llevar adelante la actividad ilegal, revelaron detectives a El Sol.

La proliferación de esos domicilios utilizados especialmente para comercializar las sustancias dio lugar al inicio de una guerra entre los integrantes de las diferentes gavillas.

La tensión fue aumentando notablemente en los últimos días y con el asesinato del adolescente llegó a su punto más alto, con la quema de las casas vinculadas a los sospechosos, tanto en el Néstor Kirchner como en el barrio Pablo VI de Godoy Cruz, donde tiene domicilio uno de ellos.

Por el hecho de sangre hubo dos detenidos, quienes fueron identificados como Jorge Marcial Ávila Blanco (46) y Brandon Emanuel Álvarez Valdivia (21) y fueron señalados como autores por familiares y amigos de la víctima.

Estos quedaron a disposición del fiscal de Homicidios Carlos Torres, quien al cierre de esta edición aún no definía su situación procesal.

De acuerdo con la información policial, tanto Ávila Blanco como Álvarez Valdivia pertenecen a la misma banda y otros señalados integrantes ya habían sido detenidos el viernes en el asentamiento con tres armas de fuego, una granada y algunos porros.

En tanto, hay un tercer sujeto, apodado el Chano, que está en la mira por el homicidio y no fue atrapado durante el extenso operativo policial del sábado. Este también había sido señalado el viernes por atacar, junto con su madre, una casa del lote 6 del asentamiento a tiros y prender fuego un Dodge 1500, agregaron las fuentes.

Por su parte, de la pesquisa surgió que la víctima fue vinculada con otra banda de la triple frontera que se hace llamar Los Paperos. La misma estaría dirigida por algunos familiares de Galdamez y se encontraba fuertemente enfrentada a la organización a la que, presuntamente, pertenecen los sospechosos por la disputa de territorios de venta de droga en el asentamiento.

Campo de batalla

Habían pasado algunos minutos de las 15.30 del sábado cuando una serie de detonaciones de arma de fuego interrumpió la siesta de los vecinos que residen en la triple frontera. A partir de allí se vivió un verdadero infierno en la zona.

A través de la frecuencia policial, varias unidades que se encontraban en los alrededores fueron alertadas sobre los disparos y un joven herido de bala en el lote 29 del Néstor Kirchner.

Efectivos de la Subcomisaría Lorenz y de la Unidad de Acción Preventiva (UAP) fueron los primeros en llegar hasta el lugar, donde se encontraba tendido Galdamez con un balazo en el abdomen.

Mientras se aguardaba la asistencia médica para la víctima, los efectivos divisaron a un sospechoso en el lote 26, quien, al notar la presencia policial, saltó una medianera y arrojó una pistola 9mm Bersa Thunder, la cual fue secuestrada.

Acto seguido, el personal salió tras el sujeto que iba corriendo hacia el sur y cuando pasó frente al lote 29 arrojó otra arma de fuego.

Los uniformados pudieron encontrarla, constatando que se trataba de otra 9mm, marca Hi Power, y a unos cinco metros, bajo un árbol, dieron con otra pistola Bersa del mismo calibre.

Pese a que el portador del armamento se perdió de vista entre las viviendas de la villa, luego, los vecinos les revelaron a los policías la ubicación de los presuntos autores de la agresión armada a Galdamez: estaban entre los lotes 50 y 51. Los funcionarios se dirigieron hasta allí y aprehendieron a Ávila Blanco y a Álvarez Valdivia.

Cuando todo parecía tranquilo después de las capturas, la situación empeoró al recibir la noticia de que Galdamez había muerto en el hospital. Eso provocó que familiares y amigos se salieran de control por la bronca y empezaran a prender fuego los domicilios de los presuntos matadores.

El fuego no sólo afectó a esas propiedades, sino que se extendió a las colindantes, siendo un total de doce las dañadas. Todo motivó un impresionante operativo en el que participaron bomberos del Cuartel Central y hasta uno de los helicópteros policiales.

En paralelo, también surgió una novedad sobre otro incendio en el barrio Pablo VI, ubicado a unos 300 metros del asentamiento. Justamente allí tiene domicilio Ávila Blanco, por lo que se estima que los allegados a la víctima fueron a prender fuego su casa, revelaron las fuentes del caso.

Las tareas policiales en el lugar, que parecía haberse transformado en un campo de batalla, se extendieron casi hasta la medianoche.

Pero eso no fue todo, este domingo por la mañana, otra vez, los sujetos cercanos a Galdamez incendiaron lo que había quedado en los lotes 6 y 7. Bomberos se desplazaron hasta el lugar y pudieron sofocar el fuego sin mayores complicaciones.

Luego de eso, no se volvieron a registrar episodios violentos, pero se reforzaron los patrullajes del Grupo Operativo Maipú y de la UAP para asegurar la tranquilidad en la zona.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.