access_time 17:48
|
30 de septiembre de 2009
|
|
CUIDADOS DE LA PIEL

El sol puede convertirse en tu mejor amigo

Los deliciosos y calentitos rayos solares que tanto nos gusta disfrutar pueden convertirse en el peor enemigo de nuestra piel si no tomamos las precauciones necesarias para evitar afecciones posteriores, que pueden ir de arrugas y resequedad hasta un fatal cáncer avanzado e incontrolable.

No pretendo asustarte o echar a perder tus próximas vacaciones, pero sí alertarte sobre un camino sencillo y eficaz que te protegerá de los rayos dañinos a vos y a tu familia y poder disfrutar desde sus caricias suaves por muchísimos años.

EL SOL PRODUCE TRES TIPOS DE RAYOS ULTRAVIOLETAS QUE RESULTAN DAÑINOS PARA LA PIEL HUMANA.

El primer tipo son los A, mejor conocidos como UVA. Estos rayos penetran profundamente en la piel destruyendo gradualmente su elasticidad y tonicidad, causando el envejecimiento prematuro que contribuye al cáncer de piel. El segundo tipo corresponde a los rayos B, UVB, que son los que se quedan en la parte superficial de la piel, causando las quemaduras. Los últimos de los rayos son los C, UVC, que resultan mortales para las plantas y algunos animales. La capa de ozono nos protege de estos rayos, pero hoy en día, con el deterioro de esta, se ha visto incrementado su daño, afectando seriamente los ojos y la piel en algunas personas que se exponen por grandes períodos de tiempo al sol sin protección alguna.

¿CÓMO PODEMOS PROTEGERNOS DE ESTOS RAYOS?
Es muy fácil proteger la piel de los rayos ultravioletas. Primero, acostumbrarnos a utilizar diariamente crema con protección solar en la cara y en los brazos, que son las partes de nuestro cuerpo más expuestas al sol en el recorrido diario de nuestras actividades. Se calcula que dos terceras partes del total del sol que recibimos sin protegernos es camino al trabajo y sentados en el parque. Para evitar la exposición es importante utilizar, además de filtros y protectores solares, elementos que ayuden a disminuir el paso de los rayos, como lentes de sol, gorros, pantalones y blusas con mangas, o bien aplicar cremas protectoras en las partes que mantengamos al descubierto. El tono de la piel es nuestro filtro natural, las pieles oscuras resisten más los rayos del sol, es por ello que no necesitan utilizar bloqueadores tan altos como lo necesitan las pieles blancas. Pero, de cualquier manera, todos deben protegerse y sobre todo en vacaciones, cuando uno se expone más al sol.

PROTECTOR SOLAR: ¿CÓMO USARLO?

Pasá el filtro media hora antes de exponerte al sol. Esa medida garantiza mejor absorción del producto. Volver a aplicar el protector solar cada dos horas y cada vez que se moja el cuerpo. Para un adulto de porte mediano, lo ideal es usar como mínimo 25 mililitros de protector solar en todo el cuerpo para cada aplicación. Esa cantidad es equivalente a cuatro cucharadas de té.

ERRORES COMUNES.
Se cree que si se utilizan juntos un protector FPS 8 y otro FPS 12 se puede estar al sol 20 veces más que de costumbre. Esto está lejos de la realidad, porque el factor de protección solar no es acumulable ni se puede sumar. Se piensa que el efecto protector de las cremas con factor de protección solar es prolongable, pero no es real. Es muy importante saber que, una vez transcurrido el tiempo para el cual te protegiste, no podés volver a poner tu protector pensando que una nueva aplicación te protegerá otro tiempo igual. Es la primera aplicación la del tiempo en que realmente estás protegido del sol en un mismo día. La piel no recibirá el nuevo protector como lo hizo con el primero.
Los conocimientos sobre la radiación ultravioleta y el perfeccionamiento tecnológico de los filtros hacen que tomar sol se vuelva un gran aliado de la salud y la estética. Según el Instituto Nacional de Investigaciones (Inpe), el sol hace bien para los huesos, fortalece el sistema inmunológico y regula la presión arterial. Puede incluso prevenir cierta clase de diabetes y algunos tipos de cáncer, como el de mamas, próstata, pulmón e intestino. El sol tiene, inclusive, acción antidepresiva. Es una alegría y basta saber usarlo. El sol es la principal fuente de vitamina D del organismo.

*Cosmetóloga-esteticista lauratorresortega@hotmail.com

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.