access_time 10:42
|
17 de junio de 2019
|

El sobrehueso que está apareciendo debido a los teléfonos

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1560778823632phone%20EOP.jpg

La mala postura asociada al uso de dispositivos móviles está ocasionando la aparición de formaciones óseas nuevas en el esqueleto.

La gente pasa tanto tiempo mirando hacia abajo sus teléfonos y tablets que le está saliendo púas óseas en la parte posterior de la cabeza, dicen los científicos.

Los investigadores dijeron que cada vez son más las personas que tienen crecimientos llamados protuberancias occipitales externas agrandadas en la base del cráneo.

Considerados raros cuando fueron descubiertos por primera vez en el siglo XIX, ahora es posible sentir los bultos óseos con los dedos o verlos en personas calvas.

La gente más joven los está desarrollando más rápido, con investigaciones que muestran que las protuberancias son más comunes entre los jóvenes de 18 a 30 años de edad.

Científicos de la Universidad de la Costa del Sol en Queensland, Australia, han realizado investigaciones detalladas sobre el fenómeno.

Escanearon más de mil cráneos pertenecientes a personas de edades comprendidas entre los 18 y los 86 años, informa BBC Future.

El investigador principal David Shahar dijo a la BBC: “He sido clínico durante 20 años, y en la última década he ido descubriendo cada vez más que mis pacientes tienen este crecimiento en el cráneo".

Shahar sugiere que la razón por la que el pico óseo se ha vuelto más común es la cantidad de tiempo que la gente, especialmente los jóvenes, pasan mirando hacia abajo.

Las horas que se pasan mirando los teléfonos inteligentes, tablets y computadoras portátiles podrían estar ejerciendo tanta presión sobre las partes menos usadas del cuerpo que las mismas estarían modificando su forma.

Específicamente, los músculos que conectan el cuello con la parte posterior de la cabeza están sobreutilizados ya que tratan de mantener quieto el cráneo - una cabeza de adulto promedio puede pesar alrededor de 5kg.

En respuesta a que esos músculos se hagan más grandes y fuertes, el Dr. Shahar sugiere que el esqueleto forma nuevas capas de hueso para reforzar y ampliar el área.

En promedio, las nuevas protuberancias óseas midieron 2,6 cm, lo que, según los científicos, es "significativamente mayor" que la medición media de 1996.

La razón de esto, sugieren, es una "revolución tecnológica manual".

Shahar y sus colegas escribieron en su estudio que la "carga mecánica repetitiva y sostenida" lleva a la adaptación de los tendones y los tejidos conectivos.

Los trastornos musculoesqueléticos relacionados con la mala postura durante el uso de computadoras y tablets han sido ampliamente investigados y se identificaron como un factor de riesgo para el desarrollo de síntomas relacionados en el cuello, los hombros y los antebrazos.

Shahar dijo que, aunque es poco probable que las mencionadas protuberancias óseas causen efectos perjudiciales en sí mismas, es posible que nunca desaparezcan.

Y añadió: “Imagina que si tienes estalactitas y estalagmitas, si nadie las molesta, seguirán creciendo”.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.