Coronavirus en Mendoza: 604 casos nuevos y 11 fallecidos
access_time 16:10
|
28 de octubre de 2006
|
|
SALUD

El sigiloso ladrón de la visión

Se trata del glaucoma, una patología ocular considerada como primera causa de ceguera

    “Es una enfermedad ocular caracterizada por el aumento de la presión en los ojos, la que, al prolongarse durante cierta cantidad de años, provoca ceguera”. Con estas palabras, la oftalmóloga Beatriz Santamarina definió el glaucoma, una enfermedad que va en aumento y que ha sido considerada, por investigadores de varios países, como la primera causa de ceguera irreversible en el mundo. Por ello, muchos la consideran “el ladrón sigiloso de la visión”, ya que no presenta síntomas y destruye paulatinamente el nervio óptico y las células de la retina.

¿CÓMO, DÓNDE Y CUÁNDO? “El glaucoma destruye el nervio óptico y la retina. Se produce por una alteración en la nutrición de los tejidos y una compresión en el ojo de tipo mecánica, hechos que terminan en la muerte del nervio óptico. Todo ello no presenta signos manifiestos, es decir, se trata de una enfermedad asintomática”, puntualizó Santamarina, destacando que “eventualmente pueden aparecer dolores de cabeza, enrojecimiento de los ojos, visión borrosa, aunque, en la mayoría de los casos, los síntomas son indefinibles”.

    Lo dicho anteriormente demuestra la importancia cabal que tiene la prevención de esta enfermedad como modo de evitar consecuencias irreversibles. Pero, ¿desde qué momento se deben realizar los controles? “Como esta enfermedad no se cura, se torna imprescindible la prevención, que debe comenzar en los primeros años de vida”, respondió Santamarina, y apuntó: “El glaucoma no respeta edades, por ello, lo recomendable es la toma esporádica de la presión. A partir de los cuarenta, ese examen debe hacerse cada un año”.

    A los datos proporcionados anteriormente por la médica se agrega que “hasta los 60 años, los valores normales de presión son de veinte milímetros de mercurio (mmm); después de los 60, 21mmm (como valores máximos)”, lo que indica que, una vez sobrepasada esa franja, el paciente puede estar frente a esta enfermedad. Pero, con respecto a este tema, hay que hacer algunas aclaraciones indispensables si lo que se quiere es informar para prevenir. “La presión ocular no tiene nada que ver con la arterial. La primera es un mecanismo de regulación propia del ojo”, aclaró la oftalmóloga.

FACTORES DECISIVOS. “La herencia genética es el primer determinante que nos puede llevar a pensar en un glaucoma, como así también la miopía en niveles elevados”, determinó Santamarina. Otros factores de riesgo que incentivan el surgimiento de glaucoma pueden ser el tabaquismo, que altera la circulación de la sangre, perjudicando la retina y el nervio óptico, además de enfermedades circulatorias de cualquier índole, como la hipertensión arterial, artritis reumatoidea y la diabetes, entre otras causas.

PARA TENER EN CUENTA. El control de la presión ocular debe hacerse, en pacientes normales, cada dos años. Sin embargo, la especialista consultada determinó algunos aspectos que es válido tener en cuenta. “Si luego de la revisión médica se determina que el paciente tiene presión límite, de 17 a 19mmm, es necesario hacer un seguimiento del caso, porque no todos los nervios ópticos tienen la misma resistencia y, a pesar de no ser lo que ocurre frecuentemente, también puede afectarse el nervio a ese nivel de presión”, puntualizó. Además, según comentó la médica especializada en glaucoma,“lo más grave que tiene esta patología es la fluctuación de la presión ocular. Cuando a una persona le diagnostican glaucoma, se sigue un tratamiento a base de drogas glaucomatosas. Pero, además, es vital que se continúen efectuando los controles cada tres o cuatro meses, para controlar la enfermedad, constatar la respuesta del organismo ante los medicamentos y regular la variación de la presión”.

OJO AL PIOJO. La visión que se pierde a causa de esta enfermedad no se puede recuperar. El tratamiento, siempre indicado por un especialista, aunque no lo soluciona definitivamente, puede demorar el progreso de la enfermedad. Existen varios métodos utilizados para contrarrestar los efectos del glaucoma, como la cirugía láser, la cirugía convencional o los medicamentos. Santamarina aseguró: “El láser se recomienda en determinadas circunstancias, no en todos los casos y, más allá de someterse a este, el paciente debe continuar con la colocación de gotas. Porque la operación a base de láser tiene un efecto máximo de dos años”.

    Asimismo, la especialista manifestó: “Nadie que tenga glaucoma puede hacerse una cirugía refractiva (procedimientos quirúrgicos que permiten que los pacientes que utilizan en forma permanente anteojos o lentes de contacto dejen de hacerlo inmediatamente), porque esta adelgaza la córnea y no permite una lectura fidedigna de la presión ocular”. Octubre ha sido declarado el Mes del Glaucoma, como ya hemos citado en ediciones anteriores, por ello se realizan en la provincia campañas de difusión. Lo que se intenta es hacer hincapié en la toma de conciencia, ya que, según calculan los investigadores de esta rama,“habrá veinte millones de ciegos para el 2010”. Para prevenir estas terribles consecuencias, usted puede acudir a los servicios de oftalmología de los hospitales públicos de Mendoza y requerir control de la visión, fondo de ojos y toma de presión.

TEMAS:

Show

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.