access_time 00:52
|
12 de agosto de 2006
|
EL ARI IMPULSARÁ EL PROYECTO LA PRÓXIMA SEMANA

El registro de muerte digna está en marcha

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/174/490/000174490-20111120060812_04_1200100.jpg

El anteproyecto fue elaborado por el tesorero del Colegio Notarial, Pablo Marino. Néstor Piedrafita, legislador por el ARI, aseguró estar trabajando para presentarlo en breve.

    El diputado provincial por el partido Alternativa para una República de Iguales (ARI) Néstor Piedrafita, confirmó que está trabajando en la fundamentación de un proyecto de Ley de Actos de Autoprotección, más conocido como registro para una muerte digna. Sin embargo, quien elaboró el proyecto fue el tesorero del Colegio Notarial de Mendoza, Pablo Marino, aunque será el ARI quien le dará impulso en la Legislatura.

    Por su parte, Piedrafita adelantó que la semana próxima habrá novedades al respecto. “Estamos elaborando el sustento con el que vamos a avalar el proyecto, ya que no es un tema fácil para presentárselo a la sociedad”, manifestó el legislador, al tiempo que agregó que, para elaborarlo, se basarán no sólo en el anteproyecto de Marino, sino que, además, consultarán legislaciones que traten problemáticas similares.

EN QUÉ CONSISTIRÁ.
La ley de actos de autoprotección servirá para que una persona pueda dejar asentado cómo quiere vivir sus últimos días. Ya a fines del año pasado, la Comisión de Salud de la Cámara de Diputados vio con buenos ojos esta iniciativa y se comprometió también a tratarla, pero no hubo ningún proyecto al respecto, por lo que Marino decidió comprometerse en su elaboración. “Sería interesante el tratamiento y aprobación de esta ley, porque Mendoza resultaría pionera en el país y estaríamos a la vanguardia y al nivel de la legislación internacional. Es muy importante contar con una norma que regule esta decisión humana”, señaló Marino.

REGISTRO. De aprobarse, en el registro se asentará la voluntad de la persona que solicite la autoprotección acerca de cómo desea vivir sus últimos días, en caso de padecer una enfermedad terminal por la que quede incapacitado para tomar sus propias decisiones. Pero, además, podrá designar por escrito a sus albaceas. Estos serán quienes velen por el cumplimiento de la voluntad del paciente al momento en que sobrevenga su incapacidad.

    Es decir, deberán aceptar o rechazar los tratamientos que el enfermo haya determinado. Por otra parte, podrá nombrar un administrador de sustento. Su función será administrar alimentos, lugar de residencia y toda función estipulada.En el registro podrá dejar constancia, además, de las personas cercanas o parientes por quien no desea ser asistido. El anteproyecto también contempla que la ley sea aplicable, en nombre de terceros, a través del tutor de un menor o persona incapaz, así como por voluntad de los padres para con sus hijos menores de edad.

    En cuanto al aspecto médico, la ley será aplicable sólo cuando el profesional determine que el enfermo padece una patología progresiva, insuperable y sin cura. El registro dejará constancia, además, de la eximición de responsabilidad sanitaria, por tanto, las decisiones que se tomen en esta situación se basarán siguiendo la voluntad del paciente. “Es como si fuera un testamento para la vida, no para la muerte”, explicó Marino.

VACÍO LEGAL. Más allá de este proyecto, que busca evitar morir conectado a cables, aún no existe una ley provincial o nacional que regule esta decisión humana. Sin embargo, son cada vez más las personas que se inclinan por esta posibilidad y a las que les interesa dejar por escrito su voluntad para que, cuando ya no puedan expresarla, los demás sepan cómo quieren pasar los últimos días de su vida.

    Por ahora, este registro sólo dejaría por escrito la voluntad de la persona, pero no hay certeza de que se cumpla hasta tanto no haya una ley. Llegado el caso, la Justicia es la que deberá intervenir, aunque contará con una herramienta firmada donde consta el deseo del paciente. Uno de los puntos críticos de esta iniciativa es el rol que juega el médico, ya que es blanco de juicios por mala praxis y abandono de persona.

    El año pasado, la Comisión de Salud de Diputados se mostró interesada pero no elaboró ningún proyecto, a pesar de que el entonces presidente de la comisión, Mario Lampa (PD) dijo que iban a trabajar en el tema. Por tal motivo, ahora Marino, presentará un anteproyecto de ley para que se trate. Esta iniciativa no contempla la eutanasia, porque no se utiliza un método para matar al paciente, sino que no se brindaría asistencia mecánica y métodos paliativos, ya que la persona así lo dejó asentado en su acta.

    Se estima que el sistema para inscribirse en el Registro será similar al del testamento. Según explicó Marino, tendría un arancel de 25 pesos pero, si la persona desea que quede en “guarda de papel”, deberá abonar 75 pesos más. En ambos casos, se debe hacer ante un acta notarial, que cuesta 150 pesos.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.