access_time 17:49
|
17 de octubre de 2019
|

Investigación por millonario contrabando

El presunto financista declaró y se desligó: “No tengo nada que ver”

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1571344977401Portada%20Palumbo%202.jpg
Ángel Sebastián Palumbo, el Gordo.

Se trata de Ángel Sebastián Palumbo (41), el último detenido en la megacausa que tiene a empresarios procesados. Señaló que sólo se dedica al cambio de divisas y que no conoce a la mayoría de los detenidos. Los detalles.

Ángel Sebastián Palumbo nació el 12 de mayo de 1978. Sus amigos lo conocen como el Gordo y está casado. Es comerciante.

Desde el 1 de octubre está detenido por orden de la Justicia federal. Lo acusan de ser el financista y referente logístico de una organización delictiva dedicaba al contrabando de productos de origen chino desde Chile, una de las más importantes que ha actuado en Mendoza en los últimos años, por las cifras que reveló el aforo de lo secuestrado.

Sin embargo, Palumbo negó todas la acusaciones y se despegó de los señalados líderes de la banda durante las declaraciones indagatorias que realizó el 2 y 3 de octubre, horas después de haber sido detenido en el microcentro.

Señaló ante las partes, básicamente, que él solo se dedica a cambiar dinero y que no integra ninguna banda ni se dedica al contrabando. “Yo cambio una moneda con otra. Si me dan pesos doy dólares y si me dan dólares doy pesos”, dijo.

Ver también: Contrabando: quién es y cómo se movía el presunto financista

La situación de este hombre de 41 años es llamativa: primero porque era seguido desde hacía más de un año por policías de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico y Aduanas y recién a principios de este mes se ordenó su detención.

Y segundo porque, en setiembre, se presentó con sus abogados y se puso a disposición de las autoridades –después de que un amigo le comentara que estaba nombrado en la megacausa– solicitando el beneficio de la exención de prisión, pero la Justicia resolvió que resultaba abstracto porque no se hallaba imputado en la instrucción.

De acuerdo con fuentes del caso, para el fiscal federal Fernando Alcaraz, Palumbo formaba parte de una asociación ilícita integrada por más de tres personas destinada a cometer delitos.

Y entendió que su rol consistiría en el financiamiento de los gastos de logística y la recepción de pagos que hacían los clientes cuando recibían la mercadería a través de su financiera, ubicada sobre calle Rivadavia 122, primer piso departamento 22.

La instrucción federal sostiene que la presunta banda la lideraban los ciudadanos Zeng Cheng –un chino que se encuentra prófugo y es conocido con el nombre de Esteban–, Daniel Gonzalo Martínez Pinto y José Rodríguez Nuñez, alias Gordo.

Otros sujetos como receptores de la mercadería, colaboradores de logística, rastreadores de camiones para el transporte y hasta un funcionario aduanero sospechado de facilitar el paso y el ingreso a Mendoza de los camiones con los elementos de valor, también fueron detenidos y procesados por diversos roles en la estructura delictiva.

El Gordo Palumbo manifestó a las pocas horas de su detención que tenía la intención de declarar. Y lo primero que hizo ante las partes fue negar todos los hechos que le endilgaban, que le fueron leídos antes de ejercer su derecho.

“Con respecto a los hechos que se me leyeron, no tengo absolutamente nada que ver. Sólo conozco a dos personas de las que me nombraron. Conozco hace 15 años a Daniel Martínez porque era amigo de un grupo de amigos que tenía en ese momento. A José Rodríguez lo debo conocer desde hace uno o dos años. De los otros, no sé ni quiénes son ni los conocería si los tuviese enfrente”, aseguró en la primera parte de la indagatoria.

En la ampliación, Palumbo aclaró aún más su situación al explicar: “Lo que quiero decir es que esta causa empezó mucho antes de que yo tuviera trato con ellos. En ningún momento aporté dinero para los hechos que se investigan en esta causa ni para ninguno”.

Acto seguido, aclaró que no tenía una financiera: “Está mal dicho financiera, ya que sólo me dedico al cambio de divisas. Yo transformo pesos a dólares o a la inversa. Hago lo mismo con otras monedas y también compro y vendo barritas de oro. En ningún momento financié ni esto que se me leyó ni nada ni nadie. Yo no le financio a ningún cliente. Tampoco presto plata a nadie ya que he tenido malas experiencias hace 20 años atrás".

Con respecto al resto de los acusados, el comerciante aseguró que sólo conocía a Martínez y a Rodríguez pero que no tenía una relación fluida.

“A José Rodríguez lo conozco de vista hace tres o cuatro años y (hay) una relación de cambio de divisas desde principios del 2017, yo le cambiaba plata a él. Ese puede ser el motivo por el cual yo mantuve comunicaciones telefónicas con él”, señaló.

Y agregó en otra parte de su declaración: “Cuando cambio dinero, no pregunto a esas personas para qué lo hacen ya que sería meterme en la vida personal”.

Por último, aclaró que no participó en las operaciones que le leyeron de la causa y que solamente les hizo cambio de dinero.

“Mi ingreso es sólo por cambio de divisas, no gano por ninguna otra actividad, incluso ni por los negocios de mi señora. Si me hubiesen pinchado el teléfono a mí se habrían dado cuenta de que no tengo nada que ver”.

En los próximos días –posiblemente la semana próxima– el juez de la causa definirá si procesa a Palumbo o si le da la libertad.

Lo cierto es que, luego de su captura, el 1 de octubre, dos empleados fueron aprehendidos en la vía pública llevando en sendas mochilas 12 millones de pesos.

Se trataba de dinero que habían retirado de las oficinas de calle Rivadavia luego de que les avisaran de la detención de su jefe.

Ver también: Armas, dinero, droga y autos de lujo en allanamientos a empresarios

El caso estalló el año pasado, con allanamientos masivos en coquetos barrios del Gran Mendoza y también en el Este. Un grupo de empresarios fue acusado de traer millonarios cargamentos de mercadería ilegal desde Chile (zapatillas, juguetes, electrónica) para distribuirla en Mendoza y Buenos Aires.

Algunos fueron detenidos por Lucha contra el Narcotráfico y Aduanas y otros lograron huir, como el chino Esteban Zheng Cheng. Con la detención del comerciante Palumbo, las autoridades entienden que se cerró el círculo de sospechosos.

De todas formas, como se desligó de todas las acusaciones, es incierto su futuro procesal en esta causa.

Comentarios de la nota

© 2019 Copyright.