access_time 20:29
|
14 de febrero de 2007
|
|
Análisis

El Portugal más liberal apoya el referéndum

El domingo, los portugueses votaron para manifestar su opinión sobre la despenalización del aborto. El periodista analiza las diferencias con la consulta anterior, hecha hace nueve años.

   LISBOA (EFE). La despenalización del aborto en Portugal ganó un millón de votantes con relación a la consulta celebrada hace nueve años y, pese a la alta abstención, dio una concluyente victoria a la sociedad más liberal en el referéndum del domingo. En menos de una década, la misma pregunta para liberalizar el aborto en las primeras diez semanas de gestación pasó de contar con un respaldo de 1,2 millones de portugueses a lograr el de 2,2 millones, aunque, al no votar la mitad del electorado, esta consulta tampoco es vinculante.

   LA NUEVA LEY. Será ahora el parlamento luso el responsable de elaborar la ley sobre el aborto, pero con un voto afirmativo de 59,2 por ciento, tanto el gobierno socialista –con mayoría absoluta– como el grueso de la oposición la consideran legitimada por la voluntad popular.

   El primer ministro, José Sócrates, quien hizo una comprometida campaña personal a favor de la despenalización, valoró en positivo los resultados, al destacar que la participación de 43,6 por ciento fue superior a la registrada en la anterior votación, cuando la abstención rebasó el 68 por ciento. Contrariamente a aquella ocasión, en la que ganó el no por apenas un punto, los portugueses partidarios de la despenalización lograron casi 19 puntos de ventaja sobre 40,7 por ciento que votó en contra.

  Sócrates, visiblemente satisfecho por el resultado, subrayó que ahora se debe respetar la voluntad expresada por los ciudadanos y ratificó su propósito de sacar adelante, por vía parlamentaria, la ley que acabará con el aborto clandestino y con pena de prisión.

   El principal partido de la oposición, el Social Demócrata, avaló esa postura y su líder, Luis Marques Mendes, consideró adecuado cambiar la ley de 1984, que permite el aborto en caso de violación o peligro para la madre pero que en la práctica no ha evitado que unas 30.000 portuguesas aborten cada año de forma ilegal o en el extranjero.

   Desde la izquierda, que reprochaba a Sócrates haber convocado un referéndum de resultado incierto cuando podía haber aprobado la liberalización con su mayoría parlamentaria, la victoria del si fue acogida con entusiasmo. Su amplia ventaja les hizo resaltar, como al propio Sócrates, la legitimidad ganada gracias al referéndum, el cual ha acabado con la pesada losa de la anterior victoria del no y ha mostrado la fuerza electoral del Portugal más liberal.

   En el auge de este colectivo, en el cual los valores religiosos esgrimidos en la campaña del referéndum han hecho poco efecto, parece encontrarse el sector más joven de la población que, según las encuestas, representaba el mayor caudal de votos afirmativos.

   LA CONSULTA ANTERIOR. En la consulta de 1998 estaban inscritos 8,2 millones de personas y en la del domingo había seiscientos mil nuevos electores, según el censo oficial. El no al aborto, que las organizaciones cívicas y de orientación católica defendieron como el derecho a la vida, registró un aumento de sólo 300.000 votos con relación a los 1,3 millones de portugueses que lo respaldaron hace una década.

   En el arco parlamentario, sólo la formación más conservadora, el minoritario Partido Popular (CDS-PP) que hizo campaña abierta por el no, puso públicamente en entredicho el referéndum, tras invalidar jurídicamente su resultado por la abstención. Mientras, el jefe del Estado, Anibal Cavaco Silva, conservador y dirigente histórico del PSD, guardó silencio sobre el veredicto de las urnas pero pidió prudencia ante un posible cambio del sistema de referéndum por la baja participación que suele registrar.

   Desde la Revolución de los Claveles de 1974, que instauró la democracia portuguesa, se han celebrado tres de esas consultas y todas fueron invalidadas por la abstención. Además de las dos relativas al aborto, con 68 y 56 por ciento de abstención, se celebró otra en 1998 sobre la regionalización administrativa, que registró 50,7 por ciento y tampoco resultó vinculante.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.