access_time 01:57
|
14 de noviembre de 2012
|
|

CRIMEN DE MATÍAS EZEQUIEL TORRES

El policía fue imputado, quiso declarar pero no lo dejaron por estar medicado

Darío Agosti fue acusado de homicidio agravado por el uso de arma de fuego. Sigue en el Palacio Policial y pidieron el arresto domiciliario.

Las próximas horas para el policía Darío Agosti (25), acusado de matar de dos disparos a un joven de 22 años al confundirlo con un ladrón mientras asaltaban el negocio de su madre en Maipú, serán de encierro en una celda del Palacio Policial mientras avanza la investigación. Allí aguardará lo que decide el fiscal especial Santiago Garay con respecto a su futuro. El efectivo pidió declarar después de conocer la imputación en su contra pero no lo dejaron porque estaba medicado por el grave estado emocional que atraviesa.

Respecto del avance de la investigación, el magistrado recibió el pedido formal de la defensa para que le otorguen prisión domiciliaria al policía, ya que entienden que no hay peligro de fuga ni que entorpecerá la investigación por la muerte de Matías Ezequiel torres. Ayer al mediodía, el fiscal especial Garay decidió imputar al efectivo de Policía Rural por el cargo de homicidio agravado por el uso de arma de fuego.

Si bien en un momento se pensó que iban a acusarlo con la agravante de la función –es miembro de la fuerza policial– esto no fue así. El propio abogado defensor, Pablo Cazabán, explicó a El Sol que eso ocurriría si "el acusado estaba en el ejercicio efectivo de la función pero que en ese momento el hombre estaba de franco en su domicilio", sintetizó. Así, por lo que podría haberle correspondido perpetua cambió, y ahora, si Agosti es hallado culpable en un futuro juicio, podría ser condenado de 10 años y 8 meses de prisión a 33 años y medio, explicaron las fuentes consultadas.

Ahora, Garay espera para tomarle declaración a la madre del efectivo, María Imbeci (52), quien recibió tres días de reposo por parte de un médico por estar "muy shockeada por la situación que vivió y las lesiones que sufrió en su cuerpo", detallaron. Por su parte, los efectivos policiales siguen en la búsqueda de los ladrones que dieron inicio al lamentable hecho que ocurrió en el negocio San Cayetano. Uno de los vecinos logró identificar algunos números de la patente del Fiat Uno blanco en el que escaparon.

Mientras el fiscal armaba ayer el rompecabezas del hecho, los familiares del joven de 22 años asesinado le dieron el último adiós en un cementerio maipucino. Luego, organizaron una marcha y pidieron justicia en la plaza departamental (ver aparte).

TRÁGICO. El hecho de sangre ocurrió el domingo por la noche en el negocio ubicado en calle Padre Vázquez 970, Maipú. La víctima había ido con su novia en una moto porque le alquilaron a la dueña del local un departamento en el barrio Maitén. En ese momento ingresaron al inmueble dos asaltantes y, mientras reducían a los presentes, María Imbeci gritó y llamó a su hijo, que estaba en una habitación de la planta alta. Cuando Darío Agosti bajó, se encontró con Torres y, como pensó que era uno de los ladrones, disparó dos veces su arma reglamentaria y lo hirió. El joven de 22 años murió tras ser llevado a un hospital.

Luego, la necropsia confirmó que el muchacho recibió un impacto en el omóplato derecho y el otro arriba de la cintura cuando se dio vuelta. El informe de Policía Científica detalló que las dos vainas que se hallaron en la escena fueron las disparadas por el arma del policía y que la mujer también había disparado una pistola 6.35 que estaba declarada y que fue confiscada en el lugar. Esto, porque hallaron el plomo del proyectil incrustado en el marco de una ventana que está en el comedor y que daba a un patio. Luego del violento episodio, la mujer decidió cerrar el local y lo puso en la venta. 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.