access_time 08:05
|
6 de noviembre de 2009
|
|
CRITICA DE LA SEMANA

El plan de Jaque tras un milagro

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/028/894/000028894-200911marcelotorrezcol.jpg

<b> Por Marcelo Torrez (El Sol) </b> Diciembre es el mes y el 2010 el año. Celso Jaque, quien llega hoy de su periplo por ciudades francesas, lo hace con un esquema en la cabeza varias veces revisado durante el vuelo.

Diciembre es el mes y el 2010 el año. Celso Jaque, quien llega hoy de su periplo por ciudades francesas, lo hace con un esquema en la cabeza varias veces revisado durante el vuelo: una urgente convocatoria a su gabinete de ministros para fijar objetivos y replantear y sofrenar algunas sobreactuaciones de parte del elenco; una nueva estrategia para integrar a los intendentes oficialistas y, sobre todo, el borrador de lo que será el renacimiento –según sueña esperanzado– de la administración de gobierno, de la presentación en sociedad de otra cara de la gestión, basada y apuntalada con el plan de acción integral que el Ejecutivo piensa presentar a lo largo de todo el año, aprovechando la fuerte simbología del Bicentenario.

Si lo que dejó atrás cuando partió a Europa, hace una semana, fue un escenario muy complejo por la indefinición del programa de endeudamiento fiscal, lo que hoy recibe es doblemente complicado. La falta de plata, de previsión y de alternativas confiables para llegar a fin de año sin emitir un bono o cuasimonedas sólo viene a ratificar que el Gobierno no puede caer más bajo y que peor no le puede ir. Salvo, claro, que la sequía se ensañe con la provincia causando efectos impensados en la economía y en el ánimo y la moral de una ciudadanía, harta de inmovilismo y reyertas políticas inútiles e irresponsables.

Conociendo el paño adverso a más no poder, Jaque se concentra en su resurrección. Lo hace desde pautas que cree son más que claras y verificables. A saber: piensa ir por la recuperación de la autoridad perdida dentro del justicialismo. Si dos años atrás nadie daba un centavo por el PJ y con él conquistaron la provincia, el conductor es Jaque y nadie debe asumirse por arriba del gobernador. Ese es el esquema de pensamiento que se pretende bajar para que Jaque resurja. De ahí que al menos un par de ministros serían zamarreados y vueltos al redil, con el fin de que entiendan que fuera del Gobierno no son nada y que todo lo que hoy son se lo deben al Gobierno. Está claro que con esto se apuntaría a terminar con el “sálvese quien pueda” que impera en el Gobierno y en el PJ, alcanzando también a los intendentes que hoy esperan con cierta ansiedad la elección de Capital de marzo, como una suerte de test, para ver cómo le va a Fayad y así decidir si desdoblan o no las elecciones comunales en el 2011.

En el riñón jaquista se observa que varios elementos han decidido jugar solos y probar suerte desprestigiando aún más la gestión. Ministros, intendentes y dirigentes de menor o mayor valía que aparecen en mitines o encuentros públicos en donde lo menos que se hace es hablar bien de la marcha de la gestión. Los movimientos de cuasiindependencia de Cristian Racconto no inquietaban tanto hasta que comenzó a sumar en algunas fotos a propios y extraños. A los considerados propios se los llamó y se les pidió alguna explicación y disciplina (allí fue apuntado Miguel Serralta, por ejemplo) y se comenzó a seguir más de cerca la actuación de extraños, como la de los cobistas Andrés Marín y Juan Carlos Jaliff, de quien se sospecha que alientan la actuación díscola y rebelde del vice para armar un escenario de ingobernabilidad con ciertos ánimos –otra vez– destituyentes.

¿Paranoia oficialista para quien todo el que cuestiona lo que se está haciendo puede ser considerado un agitador o conspirador? Puede ser. Aunque también no es menos cierto que el arco opositor remueve en la herida del desfinanciamiento para llevar la situación a un punto de bloqueo y de presión tal que ayude a disimular los profundos conflictos internos que hoy tienen, en especial, los radicales con sus odiados hermanos cobistas.

De todas formas, el comportamiento de la oposición no esconde la falta de una estrategia firme y decidida de parte del Gobierno, no sólo para prever lo que hoy está ocurriendo, sino también para haberse plantado frente al Gobierno nacional con un poco más de dignidad ante el despojo y la falta absoluta de interés del gobierno de Cristina por lo que ocurre con las provincias, asfixiadas y al borde de la quiebra.

Pero como Jaque entiende que por más explicaciones que dé –que, por otro lado, tampoco está dando– igual será cuestionado, su plan es avanzar en lo que terminó de delinear en las últimas horas bien lejos de la provincia. Luego de aleccionar y disciplinar al gabinete, como se imagina, la hoja de ruta lo lleva hacia los intendentes. Al gobernador le han sugerido que les hable uno a uno y a solas. En general, es que cada uno defina cómo jugará en el 2011 y qué necesita para cumplir con el objetivo. A Rubén Miranda, por caso, se le pedirá que asuma de una buena vez en el PJ y que se encolumne detrás del Gobierno, el que debe despertar –sí o sí, aseguran– en el 2010. Y que las decisiones que se tomen desde lo político, como el desdoblamiento de los comicios, por ejemplo, se presenten consensuadas con el Gobierno y no como un producto de un enfrentamiento. “Ya estamos jugados, ¿qué más nos pueden decir y hacer desde la oposición y qué más puede decir de nosotros la gente?”, evalúan en el cuarto piso, convencidos de que el elenco gobernante fue víctima de una descomunal campaña en contra que los llevó a los niveles más bajos de popularidad que haya tenido un gobierno provincial desde el 83 a esta parte.

“Digan lo que digan, este hombre diminuto y feo será el gobernador del Bicentenario, y se van a tener que conformar con ver desde una platea lo que tenemos pensado”, se entusiasmó un hombre con una oficina cercana a la de Jaque. ¿Y qué es eso tan intrigante que se viene para el Bicentenario? Un cambio de concepto y de actitud, responden, basado en poner al Gobierno en manos de la gente. “Si quieren criticarnos, que lo hagan, pero vamos a ver si se animan, por ejemplo, a putear al médico que está al frente de un centro de salud modelo, al productor común y silvestre que se destaque entre todos, al mejor profesional de los centros de investigación, al mejor docente, al empleado público que maneje la mejor y más eficiente oficina estatal de la provincia, porque ese será el modelo. Vamos a convocar a los mejores y serán homenajeados y reconocidos ante todos”, describió la fuente a modo de explicación sobre el modelo que está en ciernes para revivir lo que hoy parece una muerte irreversible.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.