access_time 14:05
|
17 de septiembre de 2009
|
|
PELEA EN SALUD

El PJ no quiere que vaya Saracco a la Legislatura

La pelea que existe dentro del Ministerio de Salud entre el titular de la cartera, Sergio Saracco, y el subsecretario de Planificación y Gestión Sanitaria, Ricardo Landete, trasciende los límites del quinto piso de la Casa de Gobierno, aunque el gobernador Celso Jaque insista en que la casa está en orden

    La pelea que existe dentro del Ministerio de Salud entre el titular de la cartera, Sergio Saracco, y el subsecretario de Planificación y Gestión Sanitaria, Ricardo Landete, trasciende los límites del quinto piso de la Casa de Gobierno, aunque el gobernador Celso Jaque insista en que la casa está en orden. Así quedó demostrado ayer en la Legislatura, donde concurrieron los inspectores de Higiene de los Alimentos, una de las áreas más afectadas por la disputa. Este departamento está dirigido por Carlos Delamarre y Susana Ortolano, quienes evitaron el contacto con periodistas.

    Los inspectores fueron convocados por los diputados de la Comisión de Derechos y Garantías, el mismo día en el que iban a reiterar en el recinto una convocatoria al ministro de Salud para que aclarara las denuncias por irregularidades que existen en el departamento que controla los alimentos.

    Sin embargo, los justicialistas no dieron quórum. Se levantaron y se fueron de la sesión –con excepción de Nidia Martini y Silvia Cardoso–, y la invitación no se pudo concretar. “Estoy muy preocupado por la salud de la población. Las denuncias de los inspectores son muy graves, hay sospechas de adulteración de habilitación sanitaria de restaurantes, supermercados y fábricas de comestibles y bebidas”, sostuvo el diputados Ricardo Puga, presidente de la Comisión de Derechos y Garantías (DyG).

POLÉMICOS CONTROLES. El grupo de inspectores que la semana pasada abrió la polémica, contando todo lo que está sucediendo en el departamento que comanda Delamarre, ayer estuvo presente explicándole la situación a los legisladores. Reiteraron que existen sospechas de un supermercado céntrico que tiene una habilitación para funcionar adulterada, un tenedor libre señalado por un caso de síndrome urémico hemolítico que no se investigó a tiempo, una planta tomatera que funcionaba sin poseer agua potable, y una partida de alimentos del tipo “gourmet” que no fue debidamente controlada. En definitiva, tanto los inspectores como los diputados, creen que, al menos, es necesario que Saracco concurra y explique lo que está sucediendo en Salud e Higiene de los Alimentos. Todos, con excepción de 16 de los 18 diputados justicialistas.

PERSECUCIÓN. Martín de Larrea, uno de los inspectores que denunció el caso ante la Fiscalía de Estado, y luego ante la comisión de DyG de la Cámara Baja, explicó que tanto él como el resto de los trabajadores que se animaron a decir lo que sucede en este sector del Ministerio de Salud sufrieron persecuciones en su ámbito laboral. A algunos los suspendieron, mientras que a otros les quitaron beneficios (como adscripciones y traslados).

    Sin embargo, dijo que tanto él como sus compañeros continuarán insistiendo para que se investigue. Por último, Ricardo Puga aseguró que hará un seguimiento de la situación hasta las últimas consecuencias. “No me importa quién sea el ministro de Salud, pero tiene que poder comandar el ministerio”, sentenció.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.