access_time 20:56
|
6 de febrero de 2007
|
|
NUESTROS LECTORES

EL PIEDEMONTE Y LOS ALUVIONES

No es cierto que el piedemonte sea ?tierra de nadie?. Es de algunos (aunque no se sabe bien cómo se hicieron de ellas), que las comercializan inescrupulosamente. Incluidos lechos de ríos secos que, en algún momento, con abundante agua, ocasionan desastres sobre personas y bienes materiales. En agosto del 2005, siendo concejal de Las Heras, impulsé al menos tres reuniones con los organismos estatales relacionados con el tema vecinos y la sucesión Dumit

   No es cierto que el piedemonte sea “tierra de nadie”. Es de algunos (aunque no se sabe bien cómo se hicieron de ellas), que las comercializan inescrupulosamente. Incluidos lechos de ríos secos que, en algún momento, con abundante agua, ocasionan desastres sobre personas y bienes materiales. En agosto del 2005, siendo concejal de Las Heras, impulsé al menos tres reuniones con los organismos estatales relacionados con el tema vecinos y la sucesión Dumit.

   Allí, las partes dijeron comprender que “la compleja problemática está vinculada a la peligrosidad potencial de carácter aluvional de un sector que se ha urbanizado sin que se hayan tenido en cuenta los preceptos de la legislación vigente”. Mantuve, además, una conversación con el Instituto de Hidráulica de la Facultad de Ingeniería de la UNCuyo. El Concejo Deliberante, a instancias de un proyecto de mi autoría, aprobó la ordenanza 64 del 30 de agosto del 2005.

   En sus aspectos fundamentales señala que la situación es consecuencia de la comercialización de lotes sin que la misma se haya realizado de acuerdo al ordenamiento legal, que los poderes públicos no han actuado con la energía necesaria para impedirlo. Y se determinó que la comuna arbitrara los medios para obtener cartografía actualizada del sector Quintas de San Isidro Oeste-Este y Balcones de Cerro Arco y que se notificaría a la sucesión Dumit para que presente cálculo pluvioaluvional y de obras, entre otros puntos. El 6 de setiembre del 2005, el intendente Miranda promulgó la ordenanza.

   El 27 de octubre, la UNC elevó un estudio con una metodología de trabajo y presupuesto de la propuesta de análisis pluvioaluvional de la cuenca. Pero nada se hizo. El poder de policía municipal y provincial no se ejerció. El ingeniero Saieg, director de Obras Privadas, para salir del paso habla pavadas:“No tenemos un registro cierto de los loteos”. No cumplen las normas.

   Incurriendo en violación de los deberes de funcionarios públicos. Y cuando se producen los desastres, se limitan a repetir cantinelas. ¿O el subsecretario Santilli no le informó a Cobos acerca de la peligrosidad de la situación en el 2005? ¿O el intendente Miranda no sabía perfectamente bien lo que estaba pasando? El aluvión del 24 de enero fue un alerta. Pero hubieron muchos otros. Decenas de barrios corren peligro. En Las Heras, Ciudad, Godoy Cruz y Luján. Pero prevalece el interés de los negocios inmobiliarios. Y la práctica de funcionarios funcionales a tanto despropósito.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.