access_time 09:27
|
30 de noviembre de 2009
|
|

EL PERSEGUIDOR

Lo que contaremos a continuación es digno de atesorar. No daremos los nombres de los protagonistas por proteger su intimidad. Acá vamos.

    Lo que contaremos a continuación es digno de atesorar. No daremos los nombres de los protagonistas por proteger su intimidad. Acá vamos. Resulta que un senador le presentó en cierta ocasión a su esposa –hermosísima mujer– a uno de sus pares. Pasó el tiempo y la señora con el senador colega de su marido coincidieron en el Shopping. Ella, muy atenta, lo saludó, como corresponde. Y el hombre, quien se había olvidado quién era ella, interpretó el saludo como un guiño travieso. Entonces hizo algo bastante lógico: la empezó a seguir por el centro comercial.

    La bella mujer, al darse cuenta, le llamó a su marido y le dijo: “El tipo que me presentaste la otra vez me está persiguiendo”. El marido, entonces, marcó el celular de su par y le preguntó: “¿Dónde estás?”, a lo que el perseguidor le contestó: “En el Shopping”. “¿Y qué estás haciendo?”, indagó el marido. “Persiguiendo a una mina que está buenísima”, le respondió el otro. Y ahí se armó: “¡Es mi esposa! ¿Cómo se te ocurre?”. Y el entusiasmado galán no encontró la mejor manera de pedir disculpas. Más que buenísimo.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.