access_time 15:56
|
20 de noviembre de 2012
|
|

Medida de fuerza

El paro nacional en Mendoza: escuelas, hospitales y comercios sin actividad

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/276/758/000276758-2012111img_8688_2302805.jpg

La medida de fuerza tuvo alto acatamiento en la provincia. Miles de mendocinos quedaron sin transporte, muy pocos alumnos fueron a clases y las guardias de los hospitales estuvieron casi vacías.

Los hospitales, las escuelas e incluso el aeropuerto lucieron casi vacíos. El paro nacional convocado por la CGT y la CTA opositoras tuvo alto acatamiento en la provincia.

Si bien los docentes y autoridades escolares asistieron a los establecimientos, fueron muy pocos los alumnos que asistieron a clases. En dos de los principales hospitales de la provincia, Notti y Central, las guardias no superaron los 15 pacientes y todos por emergencias impostergables.

"Mi nena se cayó esta mañana mientras se preparaba para ir a la escuela. Tiene 6 años, se golpeó el brazo, le duele mucho y lo tiene muy inflamado por eso la traje", explicó Emma Olmos en la guardia del hospital Notti junto a su hija, Alina. La mujer comentó que llevaban esperando una hora para ser atendidas. 

A pocos metros, se encontraba Michelle Rivera junto a su hijo de 5 años. "Vine en taxi, tenía que traer a mi nene sí o sí porque estaba con mucha fiebre", comentó la mujer que también esperaba hacía una hora por un médico.

En la guardia del hospital de niños no eran muchos los que aguardaban, apenas llegaban a 15 pequeños con sus mamás, mientras que el resto de las instalaciones lucía casi vacío. Un panorama similar se presentaba en el hospital Central, cerca del mediodía menos de 10 personas esperaban ser atendidas.

"Traje a mi señora porque tiene pérdidas de conciencia", comentaba Javier Miranda junto con María Callamuyo. Justo, en ese momento, el médico los llamó y el hombre comentó: "Esperé menos de media hora en la guardia, pero estuve en la parada del micro por una hora y media".

Otro caso presentó Antonio Siriani, que también expresó que no debió esperar mucho para recibir atención médica aunque no era para él: "Mi suegro tuvo un fuerte golpe en la costilla, por eso vinimos. Nos trasladamos en auto porque casi no veíamos pasar micros y era una emergencia", manifestó el hombre.

Los micros, un caso aparte

En la calle Libertad al 1.900 de Villanueva, Guaymallén, el control del grupo 5 exhibía casi la totalidad de sus unidades. Carlos González, Jefe de inspectores y de tráfico explicó que seis colectivos regresaron dañados y con sus choferes atemorizados. Este lunes, el Gobierno provincial aseguró, a través de la Secretaría de Transporte que durante la medida de fuerza de este martes, garantizaría 20 por ciento de los servicios. Sin embargo, las agresiones a los micros impidieron que la promesa se cumpliera en su totalidad.

"Algunos fueron apedreados en Las Heras y otros en Guaymallén. Si continúan los hechos delictivos vamos a parar todas las empresas, estamos esperando la orden del Gobierno", expuso González.

"Salí con el primer recorrido a las 5 y, en el barrio El Carmen subieron dos pasajeros, a pocos metros subieron otros dos pasajeros y ahí otros sujetos atacaron la unidad con un arma. Di aviso a la policía y regresé al control, cambié de unidad y en las calles Maza y Tirasso se acercó una moto azul que comenzó a arrojar piedrazos en el lateral derecho del colectivo", narró Enzo Esquivel, chofer del grupo.

El hombre relató que, nuevamente volvió a subir a otro micro y salió a trabajar pero, esta vez, le desinflaron las ruedas en calle Bandera de Los Andes. "Salí con tres líneas, la 76, 73 y 78 pero no te dejan trabajar, así no se puede por más que quieras", expuso el conductor.

Esta situación se repitió varias veces en la provincia. El grupo 10 también sufrió agresiones. Según Oscar Razquin, gerente de Autam, en total, fueron 30 colectivos atacados entre los que recibieron piedrazos y aquellos a los que les desinflaron las ruedas y quedaron varados en el medio de la calle.

Aeropuerto: todos los vuelos cancelados

Al Francisco Gabrielli sólo se acercaron aquellas personas que viajaban hacia Chile o las que esperaban por familiares o amigos que llegaban del país trasandino. Todos los vuelos fueron cancelados excepto los que cruzaban la cordillera.

No obstante, algunos turistas que desconocían el alcance de la medida de fuerza se encontraron la desagradable noticia de que les reprogramarían el viaje en el aeropuerto.

"Somos de Buenos Aires, volveríamos a las 13.45 y ahora nos dicen que recién podremos regresar mañana a las 20.30. Si hubiésemos sabido, nos quedábamos en el hotel, ahora no sé qué vamos a hacer. Sinceramente pensábamos que no afectaría los vuelos este paro", contó Iris Llorens junto con su esposo, Sergio Videla, y sus hijos Micaela, Martín y Nicolás. La familia había venido a pasar el fin de semana a la provincia y tenían la intención de regresar a su casa este mediodía.

La misma situación la vivió Paolo Natale, un visitante de San Pablo, Brasil, que también iba a emprender viaje hacia Buenos Aires y, finalmente lo podrá hacer este jueves a las 19. "Estuve paseando, me había gustado, aunque ahora ya no me gusta tanto Mendoza", dijo sonriendo aunque resignado.

Desde Atención al Cliente de la aeroestación informaron que la jornada había estado muy tranquila, dado que la mayoría de los pasajeros llamaron para informarse sobre los vuelos. También señalaron que algunas aerolíneas habían llamado a sus clientes, mientras que otras habían publicado un comunicado pidiendo disculpas e informando de la reprogramación de vuelos por el paro.

Alto acatamiento en las escuelas

Las aulas y pasillos vacíos y los pizarrones en blanco. Si bien los docentes y autoridades escolares se presentaron en los establecimientos educativos, fueron pocos los alumnos que asistieron a clases.

"Sólo 10 chicos han venido. Únicamente aquellos que viven cerca o que los han podido traer sus papás", explicó Mónica Viccino, regente del colegio secundario El Plumerillo de Las Heras. La institución tiene una matrícula total de 400 alumnos. Si bien se dividen los estudiantes en cada turno, por la mañana es cuando más jóvenes asisten a clases.

"Vine caminando, vivo cerca", comentó Carlos Pintos, alumno de noveno año junto con sus compañeros Juan Pablo Finello, Alejandro Valenti y Kevin Montes de Oca. Todos ellos llegaron a la institución a pie, salvo uno que fue trasladado por su papá.

Este panorama se repitió en las primarias Benjamín Matienzo, también de Las Heras, y en la Julio López de Gomara y Ángel Vicente Peñaloza, ambas de Guaymallén. En todas estas, varios docentes de otras escuelas cumplieron sus horas laborales en otros establecimientos educativos cercanos a sus hogares.

"Yo trabajo en un colegio de San Martín, como no pude llegar vine a cumplir mi horario acá", contó Silvana, docente de Comunicación Social mientras ingresaba al la escuela Julio López de Gomara.

"Me parece bien que se expresen todos pero hay muchos que quieren ir a trabajar y son agredidos, estoy en contra de esa violencia. Hay que respetar a todos", expresó María Rosa Múñoz, celadora del establecimiento guaymallino. 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.