access_time 11:31
|
27 de noviembre de 2006
|
|

El Papa, un huésped difícil para Turquía

Benedicto XVI llegará mañana a ese país, en medio de un gran operativo de seguridad organizado por el Gobierno. Se han anunciado actos de protesta

         El Papa llegará mañana a Turquía en una visita que promete ser difícil para el partido islamista en el Gobierno, cuyos esfuerzos por dar una imagen moderna y tolerante del país podrían verse comprometidos si los anunciados actos de protesta degeneran en violencia. Diversos grupos nacionalistas e islamistas han anunciado manifestaciones contra la visita de Benedicto XVI, por las palabras que este pronunció en Ratisbona (Alemania) en setiembre, cuando afirmó, citando a otro autor, que el islam era una religión que se extendía mediante la espada.


      El Partido de la Felicidad, del que se escindió el actual Partido de la Justicia y el Desarrollo (PJD, en el Gobierno) y al que pertenecen tanto el primer ministro, Recep Tayyip Erdogan, como el ministro de Asuntos Exteriores, Abdullah Gul, ha convocado para el domingo a una gran manifestación en Estambul. Los convocantes esperan reunir a un millón de personas en una céntrica plaza de la ciudad, bajo el lema Este Papa astuto e ignorante no debe venir. De hecho, tanto el primer ministro como el de Asuntos Exteriores se encontrarán fuera del país cuando llegue el Papa. Erdogan estará en Riga (Letonia) para una cumbre de la OTAN y Gul estará en Tempere (Finlandia) para la cumbre euromediterránea, desde donde viajará también a Riga.


        El profesor Haluk Sahin escribió ayer en el diario Radikal que el Gobierno del PJD no ha sabido manejar la situación con firmeza. Sahin apuntó que los ojos del mundo estarán puestos en Turquía durante la visita y si se producen protestas violentas, esto sólo ayudará a quienes quieren mostrar una Turquía que no es de fiar. Sin embargo, también escribió que era perfectamente comprensible oponerse a un Papa que ha insultado al islam, se ha opuesto a la entrada de Turquía en la UE y tuvo vínculos con los nazis en el pasado. Ismail Caliskan, portavoz del Directorio Turco de Seguridad, dijo ayer que los cuerpos de seguridad están en alerta máxima ante la visita y que darían al Pontífice la máxima protección. Benedicto XVI llegará a Ankara mañana y abandonará el país desde Estambul el 1 de diciembre.


       En el momento en que el avión entre en cielo turco, aviones de caza turcos lo escoltarán y varios vehículos blindados lo esperarán en el aeropuerto. El Papa viajará en un coche blindado, con otros dos coches similares a su lado, sin pasajeros. Cincuenta miembros de las Fuerzas Especiales protegerán al Papa durante todo su viaje y tres mil policías se encargarán de garantizar la seguridad en Ankara. Celalettin Cerrah, director de Seguridad en Estambul, hizo ayer las últimas comprobaciones de las medidas de seguridad en Estambul, donde tendrá lugar la mayor parte de los actos de la visita, y dijo que, si fuera necesario, agentes de policía adicionales podrían desplazarse a esta ciudad desde provincias vecinas. Habrá 4.500 policías durante la estancia del Papa en Estambul y 1.275 en Izmir (Esmirna), todos ellos apoyados con helicópteros desde el aire.


        El alcalde de Selcuk (Esmirna), donde el Papa visitará la Iglesia de la Virgen, explicó que su ciudad tiene mucho interés en la visita, por la promoción turística que puede suponerles. Pero lo que más preocupa es las posibles protestas que pueden producirse contra la visita, especialmente porque esta vez habrá más de 2.000 periodistas llegados del exterior como testigos, y cualquier desbordamiento sería nefasto para la imagen de Turquía. Uno de los puntos más conflictivos del viaje del Papa será su visita a Santa Sofía, una basílica cristiana convertida en mezquita y finalmente en museo por las actuales autoridades turcas.


       Según el diario Hurriyet, el Papa ha aceptado visitar la mezquita cercana de Sultanahmet antes de entrar en Santa Sofía, como gesto conciliatorio hacia el islam. El miércoles, un grupo de 49 personas penetró en Santa Sofía para protestar por la visita del Papa, pero fueron detenidos y liberados al día siguiente por la policía.

TEMAS:

Opinión

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.