access_time 18:55
|
28 de agosto de 2006
|
|

LUEGO DE LA REUNIÓN EN ROSARIO

El panorama de la UCR nacional

La convención nacional de la UCR que finalizó el sábado por la noche definió su rumbo electoral y el futuro del partido al fijar claramente un perfil opositor al Gobierno nacional y priorizar la alianza con el ex ministro Roberto Lavagna, al tiempo que buscará fortalecer los acuerdos con el socialismo y, sorpresivamente, acercarse al ARI de Elisa Carrió.

    La convención nacional de la UCR que finalizó el sábado por la noche definió su rumbo electoral y el futuro del partido al fijar claramente un perfil opositor al Gobierno nacional y priorizar la alianza con el ex ministro Roberto Lavagna, al tiempo que buscará fortalecer los acuerdos con el socialismo y, sorpresivamente, acercarse al ARI de Elisa Carrió. La conducción del partido envió un mensaje concreto a Lavagna para que se decida, finalmente, a postularse a la presidencia, ya que ahora, según dirigentes radicales presentes en la convención, cuenta con una estructura partidaria de alcance nacional capaz de formar una coalición que sustente su candidatura.

    Lo que le faltaba a Lavagna era la confirmación de que la UCR “se decidiría por constituirse como un eje aglutinante opositor”, comentaban, en la sede de Luz y Fuerza, los dirigentes radicales, quienes empezaron a nombrar, en voz baja, a quien podría ser el que acompañe al ex ministro en la fórmula presidencial. Por otra parte, la ruptura de hecho con los gobernadores e intendentes K refuerza esa imagen opositora de la UCR en el camino de la búsqueda de aliados electorales, aunque deja al partido en el marco de un virtual cisma.

    La convención decidió que aquellos distritos que no acaten sus decisiones sean intervenidos y no puedan utilizar los símbolos de la UCR en el proceso electoral. En la mira están los distritos partidarios de Mendoza, Santiago del Estero, Corrientes, Catamarca y Río Negro, administrados por gobernadores K, así como decenas de intendencias que siguen los pasos del presidente. No obstante, la UCR no quiere hablar de fracturas o expulsiones. Utilizando una dialéctica muy particular, el titular del Comité Nacional, Roberto Iglesias, dijo que “ellos se van solos, pero pueden volver”, aunque los que se sumen a “procesos extraños, ajenos a nuestros lineamientos, no son más radicales”.

    En este contexto, los radicales opositores preparan los próximos pasos tendientes a buscar aliados. Además de Lavagna, apuntan a Elisa Carrió y a sus históricos aliados socialistas, aunque la diputada repite una y otra vez que no conformará coaliciones electorales para el 2007. Iglesias será el encargado de comenzar los contactos con fuerzas políticas afines con la intención de establecer acuerdos programáticos y, en 60 o 90 días, se convocará a una nueva Convención para debatir los resultados de los posibles acuerdos que se pongan en marcha.

    Atrás quedaron las intenciones de los militantes alineados con Margarita Stolbizer, que pretendían imponerla como candidata a presidenta. Los “margaritos” decidieron acatar las decisiones de la convención, incluida la actual secretaria general del partido, que había amenazado con no firmar el documento final de la convención.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Últimas noticias

© 2019 Copyright.