El Gobierno nacional firmará la semana próxima una serie de convenios con provincias y municipios para agilizar la incorporación de los hogares más vulnerables al Registro de Acceso a los Subsidios de Energía (RASE) y que establecer quiénes podrán seguir recibiendo el subsidio en las tarifas de gas y electricidad.

Durante el primer día de funcionamiento del registro, se alcanzaron 157.000 viviendas inscritas, sobre un universo de 15 millones de usuarios de electricidad y 9 millones de gas natural que se espera concreten la presentación de sus declaraciones juradas.

Desde el viernes, el formulario está habilitado a través de la plataforma www.argentina.gob.ar/subsidios y en la aplicación MiArgentina:

  • Para aquellos usuarios cuyo DNI finalice en 0, 1 y 2 podrán llenar el formulario hasta el 19 de julio.
  • Los terminados en 3, 4 y 5 tendrán plazo entre el 20 y el 22 de julio.
  • Los que culminan 6, 7, 8 y 9 entre el 23 y el 26 de julio.

Posteriormente, el registro quedará habilitado para todos los usuarios hasta el momento de su implementación formal desde el 1 de agosto.

A la vez, las personas que carezcan de dispositivo móvil, computadora o acceso a Internet para completar de manera online el formulario podrán obtener un turno para realizar el trámite presencialmente en las oficinas de la Administración Nacional de la Seguridad Social (Anses).

Si bien en la primera jornada se inscribió poco más del 1% del universo previsto, se espera que con la puesta en marcha de la plataforma y la difusión masiva del sistema, se dará una aceleración de la carga de los interesados.

Los datos que hay que tener

Quienes hagan la carga online deberán contar a mano con el número de medidor y el número de cliente, servicio, cuenta, contrato o NIS que están en su factura de energía eléctrica y gas natural por red.

También deberán informar el último ejemplar de DNI, el número de CUIL de cada integrante del hogar mayor de 18 años, los ingresos de bolsillo de cada integrante del hogar mayor de 18 años, y una dirección de correo electrónico donde recibirán posteriormente la categorización que le corresponde.

De todas maneras, se anticipa que el nuevo régimen de segmentación de subsidios “tendrá un monitoreo permanente” por parte del Estado nacional, lo que permitirá ajustar el esquema ante los cambios de ingresos en los hogares, mediante un registro que quedará abierto tras la etapa inicial.

Es decir que, por ejemplo, el monitoreo posibilitará modificar el nivel de subsidios que recibe cada usuario ante eventualidades que impacten en el patrimonio personal, tales como pérdidas o mejoras de trabajo, separaciones o decesos conyugales, mudanzas y cambios de titularidad, entre otras posibilidades.

El funcionamiento de la nueva política de segmentación al consumo energético que impulsa el Gobierno nacional pretende un ahorro fiscal este año de $15.000 millones, y de $80.000 millones en 2023.

El nuevo régimen de subsidios fue oficializado el 16 de junio pasado mediante el Decreto 332/22, con el objetivo de alcanzar “valores de la energía razonables y susceptibles de ser aplicados con criterios de justicia y equidad distributiva”.

La iniciativa prevé tres niveles de usuarios: los beneficiarios de la tarifa social, los que por su capacidad económica dejarán de tener tarifa subsidiada y, en el medio de esos dos extremos, los que podrán acceder a los subsidios.