La Fragata Libertad no pudo arribarla mañana de este sábado al Apostadero Naval Buenos Aires por un paro realizado de manera sorpresiva por los remolcadores portuarios. 

La tripulación de la Fragata, que está conformada por 326 personas, incluye 57 mujeres, y está constituida por 28 oficiales, 92 guardiamarinas en comisión y 191 suboficiales, no pudo finalizar aún su viaje número 50 de instrucción, que duró más de cinco meses y quedó varada a 27 millas náuticas de la Ciudad de Buenos Aires, unos 50 kilómetros. 

Por su parte, el Sindicato de Conductores Navales (Siconara) anunció la noche del viernes a través de sus redes sociales que “luego de extensas negociaciones y ante la intransigencia del sector empresario, sobre el pedido de los gremios de recomposición salarial del sector remolcadores de puerto” los gremios del sector decretaron “un cese total de actividades en los buques que integran la FENA y CNA en su totalidad, a partir de las 20“.

Las preocupaciones pasan ahora por la escasez de agua que puede afectar a la embarcación. Si bien el buque cuenta con un sistema de potabilización que es dirigido por una bioquímica a bordo, el sector del río donde quedo varada, no puede realizarse este proceso.

Por este motivo, la noche del viernes, luego de conocerse la medida de fuerza, se decidió el corte de suministro de agua en las duchas.