Guerrini Neumáticos, la empresa mendocina que había sido denunciada por abusar de medidas cautelares para importar, decidió desistir de este mecanismo legal que le permitió seguir trayendo productos mientras recrudecía el conflicto salarial entre el gremio Sutna y las fabricantes con sede en el país. 

Tanto Guerrini como la empresa LaRocca Neumaticos S.A. habían quedado en la mira de la Aduana por una estrategia judicial que les permitió ganar durante la crisis de los neumáticos. Para ello, ingresaron en el fuero en lo Contencioso Administrativo Federal de la Nación diversas medidas para seguir girando divisas en dólares para importar neumáticos. Este recurso hizo que ambas firmas continuaran vendiendo con mejores ganancias, ya que los precios aumentaron a medida que la discusión salarial se mantenía y el stock comenzaba a mermar en el mercado interno.

Ver también Neumáticos: una empresa mendocina en la mira del Gobierno nacional

Pero ahora que el conflicto de paritarias llegó a su fin y hubo acuerdo, Guerrini desistió de seguir yendo por la vía judicial, según confirmaron desde la Aduana a medios nacionales. Este desestimiento por parte de la distribuidora local implica que el proceso judicial se extingue y se archive la causa. A su vez, no podrá hacia adelante promover otro proceso por el mismo objeto y causa. 

Guerrini había presentado desde 2020 unas 30 cautelares para importar neumáticos por un valor de 36 millones de dólares. 

Luego de la acusación del Gobierno nacional, el titular de esa tradicional firma mendocina salió a defenderse y cuestionó la intencionalidad política de la Nación que puso en duda su accionar. Así recalcó que la presentación de cautelares se hizo porque tiene crédito en el exterior y había peligro de demora que podía perjudicar a la empresa. 

Ver también El descargo del empresario mendocino que está en la mira de la Aduana

Entrevistado por El Sol, Edgardo Guerrini sostuvo que el Gobierno nacional no cumplió con un plan de importaciones. “Nos obligaron a volver a las medidas judiciales”, aseguró.

En ese punto, explicó que “lo que compramos hoy lo recibimos dentro de 180 días sin saber cuáles serán las condiciones comerciales o el valor del dólar”.

“Las circunstancias particulares del momento permitieron que tengamos una mejor expectativa de venta. No es real lo de los 150 millones de dólares de las cautelares, eso es una barbaridad”, sostuvo a modo de defensa.