Según informaron fuentes judiciales, el debate se realizará a partir de las 9 en el Tribunal Oral en lo Criminal 4 (TOC4) de La Matanza, situado en Entre Ríos 2795, primer piso, de la localidad de San Justo.

La imputada es Claudia Di Zio (48), quien llega a juicio procesada y detenida por el crimen de Luis Alberto Ocampo (50), hecho que llega a debate bajo la figura de “homicidio calificado por alevosía”, que prevé prisión perpetua.

Durante el juicio que realizarán los jueces Franco Fiumara, Gerardo Gayol y Matías Rouco, los defensores de la mujer, Miguel Angel Racanelli y Damián Pérez Tassone, intentarán demostrar que la mujer actuó bajo “emoción violenta”.

En caso de que el tribunal haga lugar a ese pedido, la imputada podrá recibir una pena mucho menor, de tres a seis años de cárcel.

El hecho ocurrió el 18 de mayo de 2009 en una casa de González Catán, donde Di Zio vivía con su pareja, de oficio mecánico, con el cual había tenido dos hijos, y su hija de 25 años, fruto de una relación anterior.

En medio del almuerzo familiar, la joven, que actualmente es psicóloga y tiene 27 años, anunció a la familia que iba a irse a vivir con su novio a otra casa y luego iba a casarse formalmente.

Según los abogados, esto hizo que el padrastro se pusiera “muy celoso y obsesivo” y comenzara a presionar a la joven para que se quedara en la casa porque si no lo hacía, mataría a la madre y a los hermanos.

Ante las amenazas, la joven decidió contarle a su madre lo que le había ocultado durante más de una década, que su padrastro había abusado de ella desde que tenía 13 años.

La mujer se enfureció, fue a buscar a su concubino y en medio de una fuerte discusión, éste le terminó confesando que violaba a la chica.

Además, el hombre se jactó de esa situación, empezó a burlarse de su mujer y le dijo que ambos disfrutaban del abuso, por lo que Di Zio tomó una escopeta casera y lo mató a balazos cuando éste se encontraba en la cama.

Tras el hecho, la mujer fue detenida y confesó el crimen, pero argumentó que mató a su marido porque no pudo soportar que haya abusado de su hija durante tantos años.

En el debate, en el que actuará como fiscal Ariel Panzoni, está previsto que declare un perito de parte que tuvo entrevistas con la mujer y que daría cuenta de que cometió el homicidio bajo emoción violenta.

También declararán la joven abusada, quien contará que su padrastro amenazaba con matar a su madre y sus hermanos si ella revelaba los abusos a los que la sometía.

Además están citados otros familiares, que está previsto que cuenten que el hombre era muy violento y una semana antes del crimen prendió fuego la habitación de su hijo en momentos en que estaba con su novia.

La imputada llega acusada por “homicidio calificado por alevosía” porque durante la instrucción se interpretó que ella le disparó a su pareja luego de haberlo dormido con somníferos.

Sin embargo, según la defensa, hay un peritaje que demuestra que en la sangre del hombre no hay restos de que se le haya suministrado este tipo de sustancia.