La ministra de Defensa, Nilda Garré, advirtió ayer que la conducta del último presidente de facto, Reynaldo Bignone, quien aseguró en las últimas horas que el robo de bebés durante la dictadura “es un invento”, está siendo analizada por el Ejército. “La conducta (de Bignone) está siendo analizada por autoridades del Ejercito”, afirmó Garré, quien anticipó que “la semana que viene habrá novedades”, aunque no aclaró si eso significa que el último presidente de la dictadura militar será sancionado.

    La titular de la cartera de Defensa formuló estas declaraciones al presenciar un ejercicio combinado con las fuerzas de Chile, en la ciudad trasandina de Puerto Williams. El jueves, en Ushuaia, Garré calificó como “personaje marginal” a Bignone y consideró un disparate pensar que se pueden detener los juicios a los represores de la última dictadura militar.

    En una breve conferencia de prensa en el hotel Las Hayas, ubicado en esta ciudad, la ministra repudió la carta escrita por el ex represor Bignone, quien instó a los jóvenes a que “terminen lo que nosotros no supimos ni pudimos terminar”. “Es un personaje marginal que está condenado por la Justicia y por la sociedad, es un caso cerrado”, dijo. No obstante, aclaró que “no hay que descuidar la aplicación de las leyes, porque si se violan, la Justicia tiene que decidir”.