access_time 18:45
|
27 de noviembre de 2021
|
|
Política

Cristina Kircher rompió el silencio y habló de las negociaciones de la deuda con el FMI

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1632134102604Cristina%20Kirchner.jpg

“La lapicera no la tiene Cristina”, dijo en una extensa carta refiriéndose a sí misma en tercera persona y en alusión al posible acuerdo con el Fondo Monetario Internacional.

Cristina Fernández de Kircher publicó este sábado una carta para sentar posición respecto a la negociación de la deuda con el Fondo Monetario Internacional (FMI) y salir al cruce de quienes especulan con “el silencio de la vicepresidenta”.

Bajo el título: “De silencios y curiosidades. De leyes y responsabilidades”, la ex mandataria manifestó su postura, criticó a la oposición y destacó el discurso del presidente, Alberto Fernández, del 9 de julio pasado. 

Aseguró que quien tiene “la lapicera” para firmar el acuerdo es Fernández y el Congreso, no ella.

“Hace ya varias semanas desde los medios de comunicación hegemónicos, los sectores del poder real en la Argentina y, crease o no -según pude leer en letra de molde-, también desde el Fondo Monetario Internacional (FMI) y los brokers de Wall Street, se especula con ‘el silencio de la vicepresidenta’ y su posición respecto de un posible acuerdo con el FMI por los 57.000 millones de dólares que pidió el gobierno de Mauricio Macri en el año 2018, de los cuales se alcanzó a desembolsar en menos de un año, la bonita suma de 44.500 millones de dólares”, inicia la carta.

Para Cristina estas especulaciones son fruto del alto “grado de confusión que se pretende instalar” y a modo de ejemplo cita un titular: “El FMI, la lapicera de Cristina Kirchner y la disputa que recrudece de Alberto Fernández con la vicepresidenta”, con la aclaración “sic”.

Un concepto que varios párrafos más adelante se ocupa de desmentir, en sus palabras “corregir: “...la lapicera no la tiene Cristina… siempre la tuvo, la tiene y la tendrá el Presidente de la Nación. Y no lo digo yo, lo dice la Constitución Nacional. Que a nadie lo engañen sobre quién decide las políticas en la Argentina”.

“¿En serio que los mismos y las mismas que trajeron de vuelta el FMI a la Argentina, reiniciando el ciclo trágico de endeudamiento que Néstor Kirchner había clausurado en el año 2005, hoy no se hagan cargo de nada?”, dijo en relación a los comentarios de la oposición tras las últimas legislativas.

Según el texto, desde ese sector sostuvieron: “No vamos a decir nada del acuerdo con el FMI hasta que Cristina no opine”.

En otro tramo también se dirigió a la oposición: “¿En serio que los mismos y las mismas que recorrieron el país y los canales de televisión recitando el mantra ‘hay que quitarle la mayoría a Cristina en el Senado para que el Congreso no sea una escribanía del gobierno’, ahora quieren que ‘Cristina defina si el acuerdo con el FMI está bien o está mal’?”.

E insistió “¡Vamos! ¡Por favor! La política debe dejar de ser sólo un show para la televisión. A partir del 10 de diciembre de este año y por primera vez desde 1983, con el advenimiento de la democracia, el peronismo no tendrá quórum propio en la Cámara de Senadores de la Nación”.

También les recuerda a los demás bloques su parte de responsabilidad en la negociación con el Fondo, evocando el Proyecto de Ley de Fortalecimiento de la Sostenibilidad de la Deuda Pública, debatido a fines del 2020 y aprobado por contundentes mayorías en ambas cámaras del Congreso. “Excelente iniciativa que tuvo como objetivo principal evitar que pudiera repetirse en la historia argentina una experiencia similar a la del gobierno de Mauricio Macri, que nos endeudó en apenas un instante de forma extraordinaria, exorbitante e insostenible sin pasar por el Congreso de la Nación”, señala de paso.

“Como se podrá observar -escribe CFK- surge a simple vista que la totalidad de las fuerzas políticas de ambas coaliciones asumió la responsabilidad de decidir si se aprueba o no, lo que el Poder Ejecutivo negocie y acuerde con el FMI”, dijce y agrega, “es el titular del Poder Ejecutivo quien lleva adelante las negociaciones en ejercicio de su responsabilidad constitucional”.

Aunque recuerda la pandemia, inédita, y el peso de la deuda, y alude a que es “un momento histórico de extrema gravedad” y que “la definición que se adopte y se apruebe, puede llegar a constituir el más auténtico y verdadero cepo del que se tenga memoria para el desarrollo y el crecimiento CON INCLUSIÓN SOCIAL [en mayúsculas en el texto] de nuestro país”, la vicepresidente aclara: “¡Y ojo! Que nadie está hablando de desconocer deudas. Creo que el kirchnerismo (y permítanme utilizar el ‘ismo’ para de algún modo homenajear la formidable gestión de quien fuera mi compañero de vida e identificar un proceso político del peronismo) tiene un atributo histórico que es el de haber pagado las deudas que generaron otros gobiernos.”

Tras hacer un recorrido por su trayectoria política, como legisladora y luego como presidente, y renovar los elogios a la gestión de su marido, la vicepresidente cierra la carta citando un largo párrafo del discurso del discurso del presidente Alberto Fernández, del 9 de julio pasado, que dice compartir “plenamente”: “Todos los días peleo porque la Argentina se ponga de pie, y todos los días peleo contra los que quieren ver de adentro a la Argentina arrodillada -había dicho el Presidente en esa ocasión-. Y no paro, y sigo, y acordamos con los acreedores privados, estamos negociando con el Fondo. ¿La Argentina sabe que este año, de acá a fin de año, tenemos compromisos por casi 5 mil millones de dólares que afrontar con el Fondo, tomado por un gobierno que asumió ese compromiso hace dos años atrás? ¿La Argentina lo sabe? Y además me reclaman que arregle rápido. Mi modelo no está en los que mandan balas de goma a Bolivia. Mi modelo sigue siendo San Martín, Güemes y Belgrano. Nunca esperen de mí que firme algo que arruine la vida del pueblo argentino, nunca, nunca. Y espero que me entiendan, porque si alguien espera que yo claudique ante los acreedores o que claudique ante un laboratorio, se equivoca. No lo voy a hacer. Antes me voy a mi casa, porque no tendría realmente cara para entrar en esa sala si hiciera algo semejante”.

La carta concluye con una expresión de deseo: “Que Dios y la Patria los ilumine a todos y todas. Los argentinos y las argentinas lo necesitamos.”

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.