Miles de asambleístas entrerrianos y manifestantes pidieron ayer al Gobierno que declare la emergencia ambiental nacional y regional y el fin de la contaminación en un documento que depositaron en la Casa Rosada tras un acto en la Plaza de Mayo. “Exigimos medidas concretas ya, en cumplimiento del compromiso firmado por el presidente y todos los gobernadores en el mes de mayo en Gualeguaychú en defensa del medio ambiente y la no contaminación, asumiendo los problemas ambientales como causa nacional”, indica el texto. El texto fue consensuado y suscripto por la Asamblea Ambiental de Gualeguaychú, la Red Nacional de Acción Ecologista (Renace) y la Unión de Asambleas Ciudadanas (UAC), entre otras.

       El documento habla de “genocidio ambiental”y denuncia “la depredación del medio ambiente” por parte de “monopolios extranjeros y sus socios nativos”, al tiempo que denuncia que “se nos quiere usar como basureros para una producción que no está permitida en sus propios países”. Sostiene que la construcción de la papelera de Botnia muestra “el acuerdo entre los capitales predadores y los gobiernos de turno” y con ella se destruye “en forma compulsiva un modelo social y productivo instalado en la región”.

      El documento, llevado por un grupo de manifestantes hasta la mesa de entrada de la Casa Rosada, considera que la fecha de ayer, 12 de diciembre, será recordada como “histórica” porque se realizó “la primera marcha ambiental a Plaza de Mayo”. La protesta que culminó en Plaza de Mayo se inició en la explanada frente al Palacio del Congreso nacional.