access_time 07:44
|
3 de diciembre de 2018
|

El país que puede llegar a ser

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1543591479846G20-lideres.jpg

El G20 fue apenas una muestra de un país que puede ser. Va más allá de la cuestión económica. Tiene que ver con una sociedad menos conflictiva, con una visión un tanto más esperanzadora del futuro, con más respeto por las libertades y los derechos del otro.
El problema es que para que eso ocurra tuvo que blindarse la Ciudad de Buenos Aires, caja de resonancia de todo lo que ocurre en el país. No es la idea de la vida en democracia. El orden y la convivencia deben autogestionarse, y, la responsabilidad le cabe al sector dirigente (político, sindical y empresarial), cuyos mensajes, en  general, apuntan  a la necesidad de resolver todo a través de la fuerza bruta.
Si China y Estados Unidos, cuya guerra comercial ha sido de las más crudas en los últimos años, lograron sentarse a dialogar, cómo es posible que no pueda darse en una escala infinitamente menor como es la política argentina.
La respuesta es simple: hay sectores que se mueven mejor en el caos y para los cuales la democracia no es más que un medio para llegar al poder. Lo malo es que  cuando  no lo tienen, hacen todo  para golpearla.

Comentarios de la nota

© Copyright 2017. Cuyo Servycom S.A.