El radicalismo sufrió un revés judicial este lunes por una de sus representantes en el Consejo de la Magistratura. El juez en lo Contencioso Administrativo Federal Diego Martín Cormick declaró nula la medida que autorizó a la diputada radical Roxana Reyes para ser miembro del Consejo de la Magistratura, al cuestionar el concepto de “segunda minoría” utilizado para efectuar esa designación. El dictamen generó críticas del partido de Alem e ironías en el kirchnerismo en medio de la batalla político judicial que se da en ese ámbito de control de los magistrados federales.

La resolución de Cormick se dio cuatro días después de que el Consejo de la Magistratura aceptara la designación de la diputada radical, y mantenga en suspenso la designación de los senadores por la disputa entre el kirchnerista Martín Doñate y el radical Luis Juez.

Cormick consideró que la Presidencia de la Cámara de Diputados debe dictar una nueva resolución, “no pudiendo otorgar la representación del tercer espacio a la Unión Cívica Radical”.

El magistrado había aceptado la acción de amparo presentada por el jefe del bloque de diputados del Frente de Todos, Germán Martínez, contra la designación de Reyes cuyo mandato ya venció el 18 de noviembre. Sin embargo, la legisladora radical fue propuesta nuevamente para ocupar ese lugar, pero ahora el juez federal dictaminó que no puede volver.

La resolución cuestionada, del 20 de abril de 2022, cuando Sergio Massa era presidente de la Cámara baja, dispuso “designar a la señora diputada de la Nación Roxana Reyes como miembro titular de la segunda minoría” para integrar el cuerpo que sanciona y participa en la selección de jueces nacionales.

Martínez sostuvo que Reyes pertenece a la Unión Cívica Radical (UCR), que integra Juntos por el Cambio, que ya designó a un legislador de la Cámara para que lo represente en el Consejo.

El caso es similar al de Doñate. “Los miembros de los bloques PRO y UCR han constituido, de hecho, parte de la misma lista de candidatos a ser votada, tanto en 2021 como previamente en 2019. Por lo tanto, se le estaría asignando una doble representación cuando la ley es clara en cuanto busca representar a tres espacios políticos diferentes”, argumentó el magistrado.

Cormick consideró que, de acuerdo con lo expuesto por Martínez, “es evidente que el espíritu de la ley es otorgar un lugar a tres espacios políticos diferentes” correspondiendo, según su criterio a “dos integrantes al partido político que cuenta con mayor cantidad de votos, y un integrante a cada uno de los siguientes”.

Agregó que la actual “asignación de representantes se efectúa con legisladores elegidos en las elecciones efectuadas en 2019 y 2021” y que “en ambos procesos electorales el Frente de Todos (Partido Justicialista y otros), constituyó una alternativa para votar; y el Frente Juntos por el Cambio (PRO, UCR, Coalición Cívica), otra”.

Para el juez, “de otorgarle un integrante al bloque constituido por el PRO y otro integrante al bloque UCR, se estaría vedando de participar a la real segunda minoría de la cámara”.

Así consideró que la Presidencia de la Cámara debe dictar una nueva resolución, “no pudiendo otorgar la representación del tercer espacio a la Unión Cívica Radical”.

Críticas de la UCR

El bloque de diputados nacionales de la UCR afirmó a través de un comunicado que “el fallo del juez Cormick es arbitrario, político, nulo y extemporáneo”.

Añadió que “ha sido dictado contrariando la ley con el único objetivo de generar confusión” y que “carece de todo efecto jurídico al nulificar una resolución que ha perdido vigencia por haber agotado su objeto”.

“El mandato devenido de esa resolución concluyó el 18 de noviembre de este año, con lo cual la anulación que dispone el fallo lo ha sido sobre una cuestión abstracta que inhibe al juez de resolver”, señalaron desde la bancada que preside Mario Negri.

En ese sentido sostuvieron que “sin que fuera objeto de la acción, el juez Cormick se adentra en una interpretación sobre las pautas para las designaciones de los representantes de la Cámara de Diputados en el Consejo de la Magistratura que contradice abiertamente la ley 24.937 y de manera improcedente ‘intima’ a la Cámara de Diputados de la Nación a designar los representantes en el Consejo de una forma que no es la prevista en la ley”.

“Se ha pretendido generar confusión y zozobra institucional con la evidente intención de compensar con la cuestión suscitada con la representación de la minoría correspondiente al Senado”, remarcaron los diputados radicales.

La ironía de Di Tullio

“¿E ora che facciamo, Rosatti?”, se preguntó la senadora kirchnerista Juliana Di Tullio apelando al presidente de la Corte Suprema, Horacio Rosatti, que también encabeza el Consejo de la Magistratura, conocido el fallo del juez Cormick.

“Los dos párrafos del juez Cormick aplicando el último fallo de la CSJN en el Consejo de la Magistratura, ordena que la representante de la segunda minoría NO le corresponde a la UCR”, aseguró la legisladora cercana a Cristina Kirchner.

Con información de Infobae, Télam y Parlamentario.