access_time 07:07
|
3 de enero de 2018
|
|

Investigación en Guaymallén

El Oscarcito, otra vez en la mira por un crimen en el Pedro Molina

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1514939326758portadaoscarcito.jpg
El Oscarcito cuando tenía 14 años, portando un subfusil de fogueo y una pistola.

Franco Alexis Ortega (25) fue asesinado de un balazo en un ojo el miércoles 27 en Guaymallén. Una versión coloca al señalado delincuente juvenil de 15 años como el autor del disparo letal. Aseguran que la víctima supo ser soldadito del Manso Vago, presunto líder narco y padre del menor, pero que esa relación se rompió.

Es sabido por los investigadores que el Pedro Molina I no es como cualquier otro barrio guaymallino. El complejo forma parte de un sector del distrito de Belgrano que es considerado una de las zonas calientes delictivas del Gran Mendoza. Pero cuenta con ciertas particularidades. Es que el grueso de quienes se dedican a las actividades ilegales en el lugar suelen haber tenido algún tipo de conexión entre ellos: aliados, enemigos, socios, parientes biológicos o políticos. “Siempre hay un nexo que investigar”, explicaron.

Cada vez que un crimen ocurre allí, la búsqueda de los autores suele reducirse a residentes de la misma barriada, indicaron pesquisas de la zona. Es que los malvivientes del lugar están en un permanente enfrentamiento por el control del territorio de venta de drogas, por lo que, quienes son conocidos en el ambiente del hampa, se convierten en potenciales sospechosos.

Durante el último tiempo, una supuesta gavilla narco ha tomado protagonismo en el Pedro Molina. La misma está liderada por el Manso Vago, un hombre de 46 años que cuenta con un amplio prontuario y de gran reputación en la zona, señalaron las fuentes.

Ver también: Entregó a su hijo con un arma y ahora los investigan por narcotráfico

La información policial indica que hace ya varios años, este personaje supo tener liderazgo en la barriada cuando estaba aliado a los Poblete. Sin embargo, cuando los integrantes de esa familia empezaron a caer en garras policiales, el dominio del Manso Vago se desplomó. Pese a esto, en el último tiempo el señalado cabecilla volvió a acumular poder nuevamente.

Según los detectives, la organización es prácticamente familiar. Hijos y sobrinos son algunos de los soldaditos más cercanos al Manso Vago. Justamente, su hijo de 15 años, conocido como el Oscarcito, es señalado por los efectivos de la zona como uno de los más peligrosos. El adolescente solía mostrarse armado y exhibiendo lujos familiares en las redes sociales, ahora mantiene un bajo perfil en el mundo virtual, mientras que en las calles del Pedro Molina sigue haciendo de las suyas, aseguran los pesquisas.

En estos días, el Oscarcito está siendo seguido de cerca por la policía y la Justicia luego de que Franco Alexis Ortega Osorio (25), conocido como el Polaco, fuera asesinado de un disparo en el ojo la tarde del miércoles 27 afuera de un domicilio de calle Colombia 2350, en el Pedro Molina.

Pero esta no es la primera vez que el menor está sospechado de matar. A lo largo de 2017 también fue mencionado como autor del crimen de Nahuel Kaki Sosa (18), ocurrido el 20 de abril, por el cual no se reunieron las pruebas necesarias para detenerlo, y también fue aprehendido por el homicidio de Leonel Tato Álamo (19), perpetrado el 26 de setiembre. En este último caso al Oscarcito sólo se le tomo una declaración informativa, debido a que, nuevamente, no se habían reunido los elementos necesarios como para acusarlo.

Ver también: Recrudece una guerra entre bandas del barrio Pedro Molina I

En cuanto al asesinato del Polaco, el trabajo de campo realizado por efectivos la barriada permitió llegar hasta el nombre del Oscarcito como posible sospechoso. La versión no sería disparatada para los detectives del caso. En primer lugar, porque el Oscarcito ha estado señalado en diferentes hechos violentos ocurridos en la barriada. Pero lo más importante es la relación que supo mantener la familia Ortega Osorio con el padre del presunto matador, el Manso Vago.

Un investigador que trabajó en el departamento hace algunos años indicó a El Sol que los Ortega Osorio supieron ser soldaditos del Manso Vago durante mucho tiempo, pero que esa relación se vio trunca cuando el marcado líder de la gavilla comenzó a perder poder en el barrio. A partir de esto, surgió la pista de que pudo haber quedado algún tipo de malestar entre las dos familias y que esa situación pudo ser el desencadenante para lo que fue el último crimen perpetrado en el pasado año.

Ver también: Joven baleado: investigan nexos con narcos de la zona

Más allá de las versiones que van surgiendo a medida que avanza la investigación, los pesquisas aún no tienen pruebas necesarias que ordenen la detención, por lo que, al cierre de esta edición, la causa que está a cargo del fiscal de Homicidios Carlos Torres continúa sin detenidos.

A plena luz del día

Franco Alexis Ortega Osorio fue atacado la tarde del miércoles 27 de diciembre en la vereda de la vivienda de su tío, en calle Colombia, del Pedro Molina I.

Al parecer, sujetos llegaron hasta ese lugar y le dieron un preciso disparo que le atravesó el ojo izquierdo. El proyectil llegó hasta los sesos y estalló, lo que le produjo una muerte cerebral inmediata. Horas después, durante la madrugada del jueves, la víctima dejó de existir en el Hospital Central.

Ortega Osorio había salido del penal tres semanas antes del hecho.

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

© 2019 Copyright.