access_time 14:45
|
24 de mayo de 2007
|
|

El nuevo color de la Fórmula Uno

Las sorpresas siguen dándose en la F1. En pleno auge del recambio de pilotos surgió un joven simple y seguro de sí mismo que ha generado un revuelo increíble a costa de una efectividad y madurez propias de un consagrado. El rey Alonso, preocupado.

    Ha habido pilotos buenos desde sus debuts en la Fórmula Uno: Mario Andretti, el argentino Carlos Reutemann y el canadiense Jacques Villeneuve. En el día de su presentación en la máxima se despacharon nada menos que con la pole. El canadiense en su primer año, triunfó en cuatro Grandes Premios, un sello no igualado. El Italiano Giancarlo Baguetti ganó con una máquina de la Casa Ferrari el Gran Premio de Francia de 1961, fecha en la que aparecía por primera vez en la grilla de la Fórmula 1.

    El brasileño Emerson Fittipaldi venció en su cuarto Gran Premio y fue, hasta la llegada del asturiano Alonso, el campeón mundial más joven de la historia de la categoría. Se coronó con 25 años. El recordado suizo Clay Regazzoni se subió al escalón más alto del podio en Italia 1970, en su quinta presentación.

Hamilton sorprende
A pesar de los valiosos antecedentes de Andretti,Reutemann,Villeneueve, Baguetti, Fitipaldi, Alonso y Regazzoni, el inglés –de piel negra– Lewis Hamilton no deja de asombrar en el universo del glamour y las máquinas más sofisticadas. Su padre,Anthony, era un humilde obrero del ferrocarril británico que debió buscar trabajos extras para costear la pasión de Lewis, al que había llamado debido a su fanatismo por la estrella del atletismo norteamericano Carl Lewis.

    El sacrificio de Lewis se concentró en los impedimentos y prejuicios de la sociedad inglesa para con un joven de color. Sin embargo, todo tiene su recompensa. Compitiendo en karting fue observado por Ron Dennis, pope de McLaren.Tenía 10 años y fue precisamente cuando se supo que su destino sería la Formula Uno. Fue escalando paso a paso peldaños, ganado y convirtiéndose en campeón de cuanta categoría de fórmula en cuya butaca se apoltronara. Hasta que se adjudicó el título 2006 de GP2.

    La Fórmula Uno estaba a la vuelta de la esquina y llegó. Se lo confirmó como segundo piloto, junto al bicampeón Fernando Alonso, y nadie pensaba que pudiera ser el puntero del certamen ecuménico luego de Australia, Malasia, Bahrein y España; dejando atrás al Nano, a Massa y a Raikkonen.

El auto fantástico
Su personalidad humilde se refleja en sus palabras:“Me dieron un auto fantástico y sólo tengo que llevarlo”. Así de sencillo para quien va en las rectas a más de 300km por hora y transita las curvas símil un scalextric como si fuera muy sencillo. Su principal apoyo es su familia y en especial su hermano Nick, quien tiene un problema de movilidad y de visión.“Él –confiesa Hamilton, orgulloso– puede hacer la mitad de las cosas que cualquiera de nosotros y, sin embargo, es feliz”.

Cuestión de tiempo
Lewis punteó en los cuatro grandes premios que se han disputado y su primera victoria en la reina es cuestión de tiempo. Afortunadamente, en la Fórmula Uno la calidad humana todavía existe y Lewis Halmiton no deja de sorprender. Es la nueva estrella en la constelación del motor.

TEMAS:

#+Autos

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.