access_time 14:41
|
2 de agosto de 2022
|
|
Pinchazos

Qué es el "needle spiking" y por qué causa terror en España

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/165946198836856EPLIUGUNG63EDUCU42NEDK5U.jpg

Un delito muy difícil de rastrear.

Las autoridades españolas investigan cada vez más casos de "needle spiking". Se trata de ataques con pinchazos con agujas a mujeres en bares, boliches o eventos masivos.

La preocupación surgió luego de las últimas Fiestas de San Fermín, donde se conocieron las primeras denuncias de pinchazos a mujeres durante la noche española. Por ahora, en ninguna de las denuncias constan delitos contra la libertad sexual ni delitos contra el patrimonio.

Comunidades como Cataluña y Extremadura han actualizado y activado protocolos de actuación ante posibles casos de sumisión química por pinchazos, mientras las autoridades piden prudencia: en la práctica totalidad de los análisis realizados no se han hallado sustancias tóxicas y las mujeres no han referido ser víctimas de ningún delito.

Los protocolos y guías revisadas aconsejan llamar al 112, denunciar y acudir cuanto antes a un centro sanitario, donde se realizará sin demora un análisis toxicológico. Los facultativos valorarán si es necesario además activar el protocolo de profilaxis posexposicion al VIH.

Las denuncias se cuentan ya por decenas, casi todas de mujeres que reportan haber sentido un pinchazo mientras estaban de fiesta en locales de ocio, festivales o conciertos.

Cataluña suma 23 denuncias, según han informado a EFE fuentes policiales, y el presidente de la Generalitat, Pere Aragonès, ha mostrado este martes su preocupación, con una llamada a la ciudadanía a "estar alerta, denunciar y aislar" a los autores de los pinchazos. "Esto no es una cuestión de las mujeres cuando van de fiesta, esto nos interpela a todos", ha remarcado.

El Gobierno vasco trabaja también en un protocolo de actuación coordinada, con reuniones en las que participan los departamentos de Salud, Seguridad y Justicia, tras recibirse una docena de denuncias por pinchazos que investiga la Ertzaintza.

Son casos sin vinculación con denuncias de agresión sexual y, en ese contexto, la consejera de Igualdad, Justicia y Políticas Sociales, Beatriz Artolazabal, ha pedido calma y prudencia y ha condenado sin paliativos lo que ha descrito como "una nueva forma de violencia hacia las mujeres" que no puede derivar en una "vuelta al miedo, que es la verdadera amenaza".

Por su parte, el Servicio Extremeño de Salud (SES) ha emitido una alerta sanitaria para informar a los profesionales sanitarios y a los ciudadanos sobre cómo actuar ante los pinchazos, considerados por el Gobierno regional como un "problema emergente".

La Comunidad Valenciana ha puesto también en marcha un plan de acción de refuerzo de agentes de la Policía Nacional y la Guardia Civil para los meses de verano en las zonas con más aglomeraciones y fiestas para prevenir agresiones sexuales o pinchazos, aunque por el momento no constan denuncias ante la Policía Nacional o la Guardia Civil.

En qué consiste "el pinchazo"

El método del "pinchazo", por el que se administra inyectando y no disolviendo la burundanga u otra sustancia similar en una copa, provoca una pérdida de conciencia de la víctima, con el objetivo de cometer una agresión sexual, pero también un delito patrimonial, recuerdan desde Mossos.

El relato de las víctimas habla de estar en la pista de baile o entre mucha gente y sentir un pinchazo en el brazo o muslo y luego notar que la extremidad se adormece para luego sentir mareo y malestar general.

La agente de igualdad y experta en violencias sexuales de Ágora, Alba Martínez Rebolledo, ha explicado que la metodología del "pinchazo" lleva ya algún tiempo en lugares como Reino Unido y que en España se empezó a tomar en serio tras los últimos sanfermines, donde se reportaron varias denuncias.

Apunta que en caso de sentir que se puede haber sufrido esa intoxicación, debe pedirse ayuda a la seguridad del local o punto lila e ir a un centro sanitario para que se extraiga una muestra de sangre, que servirá para la denuncia en su caso.

La experta en violencia sexual advierte que en el 80% de los casos de sumisión química, pinchazo o intoxicación de la bebida, la persona responsable es conocida de la víctima, "lejos del mito del desconocido depredador monstruoso".

La administración catalana lleva semanas formando a profesionales de los puntos lilas y la policía se ha movilizado para evitar las agresiones sexuales en zonas de ocio y clubes.

Fuente: Clarín y EFE

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.