Los principales partidos de oposición al presidente brasileño, Luiz Inácio Lula da Silva, responsabilizaron ayer directamente al jefe de Estado del escándalo por la negociación de un dossier con el que el oficialista Partido de los Trabajadores (PT) quería desprestigiar a sus adversarios. “No tengo duda de que el presidente Lula es el gran comandante de esa estructura (el PT), de esa organización criminal capaz de robar, matar y liquidar a quien pase por delante y amenace su proyecto de poder”, afirmó la candidata a la presidencia por el izquierdista Partido Socialismo y Libertad (PSOL), Heloísa Helena Lima, al referirse al escándalo. La candidata izquierdista, que fue expulsada del PT por sus divergencias con la política económica ortodoxa de Lula, dijo que la responsabilidad por el nuevo escándalo tiene que ser atribuida al presidente, quien comanda el Partido de los Trabajadores.