El presidente de Brasil, Jair Bolsonaro, votó este domingo en las elecciones presidenciales y legislativas del país y aseguró que ganará los comicios en la primera vuelta.

Bolsonaro acudió a votar en un colegio electoral en la Villa Militar de Río de Janeiro, vestido con una camiseta deportiva amarilla con el cuello verde y la bandera nacional estampada en el pecho, y aparentemente, llevando un chaleco antibalas debajo.

“Estamos tranquilos (…) en primera vuelta, se deciden hoy las elecciones”, dijo Bolsonaro en breves declaraciones a los periodistas al salir del colegio electoral. “Si son elecciones limpias, no hay problema, que gane el mejor”, afirmó.

Destacó las ayudas de emergencia y la agenda económica de su Gobierno y dijo estar “fácil” en la segunda vuelta. Pero cuando se le preguntó si respetará el resultado, cualquiera que sea, Bolsonaro esquivó la respuesta.

O Globo consignó que Bolsonaro fue recibido por solo cuatro simpatizantes, que esperaban su llegada al lugar reservado a la entrada de la residencia oficial. Él no se detuvo a charlar.

Las últimas encuestas de intención de voto, divulgadas el sábado, sitúan a Bolsonaro a catorce puntos de distancia del candidato favorito, el expresidente Luiz Inácio Lula da Silva, quien podría ganar en primera vuelta.

En caso de que ninguno de los candidatos alcance más de la mitad de los votos válidos, los dos más votados tendrán que enfrentarse en una segunda vuelta prevista para el 30 de octubre.

Hasta el momento, las elecciones se realizan en “absoluta normalidad”, según el jefe de la Misión de Observación Electoral (MOE), de la Organización de los Estados Americanos (OEA), Rubén Ramírez. 

Asimismo, votantes de varias ciudades informaron de filas extensas en los lugares de votación. Según indicó el diario Estadao, el retraso se ha atribuido a la recogida de datos biométricos, que aún no es obligatorio en todos los municipios.