El turístico estado mexicano de Baja California se prepara para recibir al huracán John, que en las últimas horas de ayer redujo su velocidad de traslación, lo que llevó a las autoridades a aumentar su peligrosidad de fuerte a severa. Por eso, miles de turistas dejaron la zona. La meteoróloga Itzel López explicó a Efe que en las últimas horas el fenómeno volvió a reducir su velocidad de 16 a 11 kilómetros por hora, por lo que sus efectos pueden ser más devastadores. El Servicio Meteorológico Nacional (SMN) informó a las 11.00, hora local, de ayer que cambió su peligrosidad a severa, por lo que se mantuvo la alerta máxima entre las localidades de San José del Cabo hasta Cabo San Lucas, en Baja California Sur.