En una nueva muestra del peligro que representa el Estado Islámico (ISIS, por sus siglas en inglés) para los trabajadores de medios de comunicación, el FBI advirtió que un grupo afiliado a la facción terrorista recibió órdenes de “secuestrar periodistas en la región y llevarlos a Siria”.

En un memo enviado a varios grupos de prensa, el FBI evalúa que “el ISIS y sus simpatizantes ven a los miembros de los medios estadounidenses como blancos legítimos para ser atacados como retribución por la campaña aérea liderada por Estados Unidos en Irak y Siria”.

El informe, fechado el 22 de octubre, asegura que los secuestradores podrían ocultar su apoyo al ISIS. Tambiém citó un foro que pidió a los 2,6 millones de musulmanes en Estados Unidos que se unan a la lucha y llamó al personal de los medios “objetivos prioritarios”, según informa el Washington Post.

En los últimos meses, los reporteros se han vuelto el blanco predilecto de los yihadistas. Entre los casos más destacados, se encuentran los de James Foley y Steven Sotloff, cuyas decapitaciones en agosto y septiembre, respectivamente, buscaron infundir temor entre quienes cubren zonas de conflicto.

Fuente: Infobae