El Gobierno y las regiones de Bélgica se reunirán este viernes por la tarde para evaluar la necesidad de imponer nuevas medidas sanitarias a fin de frenar el repunte de casos de coronavirus, mientras se registra este viernes una incidencia acumulada de 1.616 casos por cada 100.000 habitantes en catorce días, un avance del 53 %.

Bélgica registra además 295 hospitalizaciones diarias de media y 37 fallecimientos, parámetros que muestran un avance semanal del 22 y del 33 %, respectivamente, aunque son más limitados que en olas previas de la pandemia.

Según informan los diarios del país, la reunión del Comité de Concertación de este viernes analizará posibles nuevas medidas relativas a los horarios de la restauración, la celebración de reuniones privadas fuera de los hogares o el teletrabajo generalizado, solo una semana después de que se decretara el teletrabajo de manera parcial.

Se contempla, según la prensa, una vuelta al cierre total de la vida nocturna (discotecas), que restaurantes y bares cierren a una hora aun indeterminada entre las diez de la noche y la medianoche y que en las mesas no se permitan más de cuatro personas, la posible prohibición de eventos privados fuera del hogar (a excepción de bodas y entierros) y la obligación de hacer compras en solitario.

También se abordará cómo acelerar la campaña de vacunación en un momento en el que la diferencia entre el número de personas vacunadas con la pauta completa y las que solo han recibido la primera dosis es apenas algo superior a un punto porcentual (75,26 % con pauta completa frente a 76,52 % con una dosis), lo que podría indicar un estancamiento de esta tasa.

La semana pasada, Bélgica impuso teletrabajo obligatorio cuatro días por semana, reforzó el uso de la mascarilla, limitó algunos aforos y fomentó el uso del certificado sanitario.

El domingo pasado, unas 35.000 personas se manifestaron en Bruselas contra las medidas en una protesta que terminó con disturbios y 44 detenidos.