access_time 13:35
|
24 de julio de 2006
|

El Mercosur tomó un nuevo rumbo

Con un fuerte perfil político y ocupándose de los problemas de los miembros más chicos, el bloque regional se relanzó el Córdoba, con buenas expectativas

        Los cinco presidentes del Mercosur, reunidos en la ciudad de Córdoba la semana pasada, parecieron decididos a seguir cambiándole el perfil político a la región, aún reconociendo sus divergencias y dificultades. Las notas disonantes que significaban hasta ahora los reclamos de Paraguay y Uruguay parecieron aplacarse en esta cumbre, con la firme decisión de los socios más grandes de trabajar para compensar las asimetrías económicas. La incorporación de lo productivo y lo social a la agenda del Mercosur y la convicción de que hay que encarar una profunda reforma institucional, aunque gradualmente, dan la pauta también de un viraje significativo en el rumbo del proceso de integración.


       El presidente de Brasil, Luiz Inácio Lula Da Silva, resumió esa sensación que dejaron las deliberaciones de la cumbre.“Lo que muchos no entendieron es que nosotros cambiamos el perfil político de nuestra América”, señaló al tomar posesión de la presidencia pro témpore. “Hoy negociamos con todo el mundo sin tener vergüenza de decir quiénes somos, qué queremos y al mismo tiempo, nosotros tenemos orgullo de hacernos respetar como naciones”, agregó Lula. Todos los mandatarios reconocieron las diferencias y las dificultades, pero también admitieron que se debe caminar pausada y firmemente, sin perder de vista los grandes objetivos.


        La incorporación de Venezuela como miembro pleno pareció insuflarle nuevos vientos al Mercosur, por su importancia política y, sobre todo, económica, comercial y financiera. La declaración final destacó el hecho como un “hito histórico” y reafirmó esta trascendencia, al respaldar la candidatura de ese país como miembro no permanente del Consejo de Seguridad de la Organización de las Naciones Unidas para el período 2007-2008, tal como se había anunciado el 4 de julio en Caracas. No es tampoco un hecho menor la presencia de Cuba en esta Cumbre, y especialmente de Fidel Castro, su presidente y figura emblemática.


       Las partes firmaron un ambicioso acuerdo de complementación económica, que significó también un golpe al bloqueo que impuso Estados Unidos desde hace unos 45 años. Los presidentes de Argentina, Néstor Kirchner; de Brasil, Lula Da Silva; de Paraguay, Nicanor Duarte Frutos; de Uruguay, Tabaré Vázquez, y de Venezuela, Hugo Chávez, remarcaron en sus discursos la necesidad de tener madurez para construir el consenso. Madurez y generosidad, a lo que Lula Da Silva agregó también “paciencia”, como un componente esencial de esta estrategia que aspira a ampliarse a toda América latina, desde México a la Patagonia.


      Bolivia, a través de su presidente, Evo Morales, es el próximo candidato a sumarse próximamente al Mercosur, y allí está Chile como asociado, más las posiciones, aún distantes, de los gobiernos de Perú, Ecuador y Colombia. De todas formas, todos tienen un compromiso asumido a nivel de la Comunidad Sudamericana de Naciones, que se reunirá los días 8 y 9 de diciembre en la ciudad boliviana de Santa Cruz de la Sierra. Los desafíos están claramente definidos y también la voluntad política de los presidentes de estos países.


      El tiempo dirá si finalmente se soldarán las relaciones para “construir juntos las alternativas que mejoren la vida de los pueblos”, como lo planteó el presidente de Brasil.

Comentarios de la nota

Últimas noticias

© 2019 Copyright.