access_time 22:24
|
29 de marzo de 2007
|
|
TRADICIONAL CELEBRACIÓN DEL JUEVES SANTO

El lavado de pies será en el Hospital Central

Lo confirmó el Arzobispo local. Además, hay posibilidades de que también se cambie el lugar de la misa del domingo de Pascuas. Todo indica que se realizará en una iglesia de Luján

    La tradicional misa de lavado de pies que el arzobispo de Mendoza, José María Arancibia, realiza en la catedral de Loreto, este año se celebrará en el oratorio del Hospital Central. Pero este no será el único cambio que durante Semana Santa se efectuará en Mendoza. Arancibia ha pensado también en trasladar la misa del domingo de Pascuas, que todos los años se realiza en la catedral de Loreto. Queda aún confirmar el nuevo sitio, pero todo indica que será en una iglesia de Luján.

LA TRADICIÓN DE LOS RAMOS. La bendición de los ramos, que se realizará el domingo y recuerda el ingreso de Jesús a Jerusalén, tiene un significado muy especial para los católicos, porque marca el comienzo de los festejos de Semana Santa. Según el Nuevo Testamento de la Biblia, el domingo de ramos fue cuando Jesús, considerado el hijo de Dios, fue recibido por mucha gente. Mientras los pobladores lo vitoreaban, él iba montado en un asno, seguido por sus doce discípulos.

    La gente extendía mantos a su paso como forma de bienvenida y alabanza. Los sumo sacerdotes y los fariseos, encargados de hacer cumplir la ley estrictamente, habían dado órdenes de detenerlo, acusándolo de falso profeta. Al enterarse la muchedumbre de que Jesús estaba llegando a Jerusalén, cerca del Monte de los Olivos tomaron ramas de estos árboles y de palmeras y salieron a su encuentro. Habían oído que Jesús había resucitado a su amigo Lázaro. Alguien le pidió que reprendiera al gentío y Jesús respondió: “Si estos callan, gritarán las piedras”.

    Al acercarse a la ciudad, lloró por ella. Los que iban delante y los que le seguían, gritaban: ¡Hosanna!, bendito el que viene en nombre del Señor y el rey de Israel. Aún hoy, los olivos son parte de la tradición cristiana. Los creyentes acostumbran a asistir a este oficio con ramas de olivo, que el sacerdote que preside la celebración bendice con una oración especial. Los ramos permanecen en las casas de los católicos por un año y luego se los utiliza para realizar el ritual del miércoles de cenizas.

EL LAVADO DE PIES A LOS DISCÍPULOS. En la misa del Jueves Santo, los sacerdotes repiten el ritual con el que, según la tradición católica, Jesús quiso demostrar humildad y servicio a sus discípulos, para que ellos hicieran lo propio con quienes evangelizarían en el futuro. En la actualidad, el clérigo lava los pies de sus doce colaboradores más cercanos. La Biblia cuenta que, durante la cena conmemorativa de la pascua judía en el cenáculo, Jesús se levantó de la mesa, se quitó los vestidos y se dispuso a lavar los pies de los discípulos (un ritual propio de los esclavos en atención a los huéspedes, según las costumbres de la época).

    Uno de ellos, Pedro, se resistió diciendo: “Señor, ¿tú me lavas a mí los pies?”. Jesús le respondió: “Lo que yo hago, tú no lo entiendes ahora, lo comprenderás más tarde”. Pero Pedro insistió en que Jesús no le lavara los pies y cambió rápidamente de opinión cuando este le explicó que si no lo hacía, quedaría excluido de la comunión con él.“No sólo los pies, también la cabeza”, respondió Pedro. Después, Jesús les preguntó si habían comprendido lo que había hecho.“Pues yo, el Señor y Maestro, les he lavado los pies, ustedes también tienen que lavarse los pies los unos a los otros”. Este hecho representa el sentido de la vida entera de Jesús: el levantarse de la mesa, el despojarse de la gloria, el inclinarse hacia los creyentes en el perdón y el servicio de la vida y de la muerte humanas.

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.