access_time 14:17
|
12 de noviembre de 2012
|
|

Tragedia

El joven asesinado en Maipú y el policía que lo mató se habían conocido la semana pasada

https://elsol-compress.s3-accelerate.amazonaws.com/imagenes/000/273/994/000273994-201211torres2_2279940.jpg

Matías Ezequiel Torres y Darío Agosti se conocieron la última semana. Fue un encuentro fugaz, en la firma de un simple contrato de alquiler.

Matías Ezequiel Torres y Darío Agosti se habían conocido la semana pasada. Fue un encuentro fugaz, en la firma de un simple contrato de alquiler.

El segundo encuentro entre ambos terminó en tragedia: en la noche de este domingo Agosti, un auxiliar de la Policía rural de 25 años, confundió a Torres (22) con un delincuente que le estaba robando a su madre y le disparó dos veces con su arma reglamentaria. La víctima murió en el hospital Paroissien de Maipú.

La historia comenzó hace pocos días cuando Torres comenzó a vivir en un departamento de la madre del efectivo, que tras el episodio quedó imputado.

Según informó la madre del joven asesinado, los protagonistas de este hecho ya se habían conocido cuando firmaron el contrato de ese alquiler, hace una semana.

Ezequiel acababa de cumplir 22 años y hacía pocos días se había mudado a un departamento junto a su novia Macarena. Trabajaba reparando tractores y era un enamorado del folklore. Tanto es así que estaba planeando ir a bailar al festival de Cosquín por segunda vez. Sin embargo, todo tuvo un dramático final durante la noche del domingo.

"Queremos justicia", aseguró Nancy Marique de Torres (la madre de Ezequiel) conmocionada por lo sucedido. "Esto ha sido un caso de gatillo fácil, no un tiroteo, como publicaron algunos medios. No entiendo cómo le dan un arma a una persona así", lamentó.

Durante la noche del domingo, Ezequiel se encontraba junto a su novia en el mercado de la mujer que les alquilaba el departamento. En ese momento, dos delincuentes armados ingresaron al local y amenazaron a los presentes. La propietaria del comercio empezó a llamar a su hijo y los malvivientes se dieron a la fuga.

El auxiliar de la Policía Rural de Maipú, Darío Agosti, escuchó los gritos de su madre y bajó armado a ver qué era lo que sucedía. En ese momento, encontró a Ezequiel junto a la dueña del local, y sin mediar palabras le disparó dos tiros a quemarropa.

"Nunca dijo alto ni le pidió a mi hijo que levantara las manos", afirmó Nancy. A pesar de que el joven de 22 años alcanzó a decir que él no era el delincuente, el policía gatillo dos veces su arma.

Inmediatamente, ante los gritos de Macarena y de su propia madre, el efectivo se dio cuenta de su error. "No te preocupés que no le tiré a matar", le habría dicho a la novia de la víctima. Luego, trasladó a Torres en su vehículo particular hasta el Hospital Paroissien, donde nada se pudo hacer por su vida.

Según confirmó el subsecretario de Seguridad, Emilio Caram, Agosti fue pasado a pasiva y quedó detenido e imputado por homicidio.

"Queremos que el asesino quede preso", exigió en medio del dolor la madre de la víctima. "Le pegó un tiro en el pecho y otro en el abdomen. No puede ser que una persona así tenga un arma", sostuvo entre lágrimas.

Los vecinos de la zona acudieron a la casa de los Torres a compartir su dolor y destacaron las cualidades del joven ultimado. "Esto me ha partido al medio", dijo el padre de Ezequiel, quien prefirió no hacer más declaraciones. Su hermano también eligió permanecer en silencio. 

MAS NOTICIAS:

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.