access_time 17:53
|
11 de diciembre de 2019
|
|
Búsqueda

El Hércules chileno se perdió en una de las zonas marítimas más complicadas

https://elsol-compress-release.s3-accelerate.amazonaws.com/images/large/1576097519073hercules.jpg

El avión militar transportaba 38 personas cuando se perdió el rastro del mismo y se lo declaró siniestrado. Volaba por el estrecho de Drake: "Las condiciones son extremadamente difíciles", aseguraron.

El Paso Drake, también llamado Mar de Drake, es la región marítima que divide a la Antártica de la zona más austral de Sudamérica y también es el epicentro de la búsqueda del avión chileno Hércules C-130 con 38 personas desaparecido desde la noche del lunes.

Es una zona donde la temperatura oscila entre los 0ºC y los -25ºC durante el año.

"Las condiciones son extremadamente difíciles" y la "situación es muy adversa" son algunos de los diagnósticos brindados por las autoridades chilenas desde que se confirmó la desaparición de la aeronave y se supo de las enormes dificultades que pasan los equipos de búsqueda y salvamento para dar con su paradero.

Es más, un experto en la región considera al Paso Drake como una de las zonas marítimas "más complicadas del mundo", con enormes dificultades para ser navegadas y con olas de alturas que van de seis a diez metros.

"Son zonas muy complicadas de sistema. Allí también confluyen tanto el Océano Atlántico como el Pacífico, los dos mares están ahí entrelazados", explicó Nicolás Butorovic, director de climatología de la Universidad de Magallanes, al diario chileno El Mercurio.

Magallanes es la provincia del sur de Chile donde se encuentra la ciudad de Punta Arenas, el sitio de despegue del Hércules que perdió contacto a las 18:13 del lunes y que debía aterrizar en la base militar Presidente Eduardo Frei Montalva, en la Antártica.

Los vientos, la poca visibilidad y las fuertes corrientes del Paso Drake son algunas de las características del área marítima de alrededor de 800 kilómetros donde los océanos Pacífico y Atlántico se encuentran.

Además, la gran profundidad de sus aguas y su sistema de circulación atmosférica producen cambios climáticos súbitos y muy difíciles de anticipar, dejando a aquellos que lo cruzan navegando o sobrevolando a merced de estos fenómenos.

"Son cambios bruscos en las condiciones de temperatura, visibilidad y sobre todo de viento, en muy breve período de tiempo. Es un desafío para la navegación y aeronavegación enfrentar esas latitudes. Tanto los pilotos y los comandantes de aeronaves y buques pasan por procesos de capacitación especiales para operar en esas zonas extremas, requiriendo de procesos de adaptación y entrenamiento muy exigentes", explicó el vicealmirante de la Armada chilena y actual senador Kenneth Pugh.

En una entrevista con el diario chileno La Tercera, la autoridad añadió que "normalmente en esas latitudes no existe cobertura completa y permanente de satélites de comunicaciones geoestacionarios, por la características de esa órbita ecuatorial".

Pugh añadió que esas condiciones marítimas dificultan el uso de radares y reducen la probabilidad de detección de aeronaves.

Diferentes expertos consultados por medios chilenos coincidieron en que el día de la desaparición del Hércules C-130 el oleaje pudo llegar hasta los 10 metros de altura con vientos de alrededor de 100 kilómetros por hora.

Estas condiciones, añaden, pueden significar que el área de búsqueda sea ampliada dada la fuerza de las condiciones climáticas.

Fuente: BBC Mundo

TEMAS:

El mundo

SEGUÍ LEYENDO:

Diario El Sol Mendoza. Domicilio: La Rioja 987, M5500 Mendoza. Argentina. Director Periodístico: Jorge Hirschbrand. © Copyright Cuyo Servycom SA 2020. Todos los derechos reservados.